Ecologistas en Acción concede los premios Atila Comunidad de Madrid 2022

Ecologistas en Acción concede los premios Atila Comunidad de Madrid 2022

05/06/2022
  • Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, otorga sus premios Atila y Caballo de Atila a las conductas más destacadas del año por su contribución a la destrucción del medio ambiente. Este año, dada la reñida competencia, los galardones son compartidos
  • El Premio Atila será para la presidenta Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López López, por su impagable empeño para sacar adelante la devastadora Ley Ómnibus
  • El Premio Caballo de Atila se repartirá entre Sara Hernández Barroso, presidenta de la Mancomunidad del Sur y alcaldesa de Getafe, por su dedicación en mantener y ampliar el nauseabundo vertedero de Pinto, y la empresa minera Tolsa S.A, por su esfuerzo en destruir las lagunas de Ambroz en Madrid y el Cerro Batallones en Torrejón de Velasco

El 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 para aumentar la conciencia medioambiental y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente. Con tal motivo, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid convoca los premios Atila con el objetivo de distinguir y denunciar a aquellas personas y entidades que hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente. Con esta distinción, se pretende recompensar los esfuerzos, nunca valorados en su justo término, de aquellas personas que dedican «interesadamente» tiempo y trabajo a destruir el medio ambiente.

Los Premios Atila constan de un primer premio denominado «Atila» y de un accésit denominado «Caballo de Atila».

El primer premio, Premio Atila 2022, ha sido para la presidenta Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Presidencia Justicia e Interior, Enrique López López, como máximos responsables del Proyecto de Ley de medidas urgentes para el impulso de la actividad económica y la modernización de la administración de la Comunidad de Madrid, más conocida como Ley Ómnibus. Con el desparpajo y la frescura que les caracteriza, han presentado en el parlamento madrileño un 2×1 a lo bruto. Con una sola ley se modifica más de una treintena de textos normativos, entre ellos, la práctica totalidad de la normativa ambiental y urbanística. El objetivo final es que propietatrios de grandes fincas rústicas puedan eliminar la vegetación molesta para poder construir “mansioncitas” y macrocomplejos turísticos al estilo de la fallida Eurovegas. Todo ello, mientras la precariedad, en la que está sumida la Justicia madrileña, dificulta perseguir y sancionar a infractores y delincuentes ambientales.

El segundo premio, Premio Caballo de Atila, es para Sara Hernández Barroso, presidenta de la Mancomunidad del Sur, a la sazón alcaldesa de Getafe por ignorar las denuncias sobre el mal funcionamiento del macrovertedero de Pinto-Getafe y por pretender la construcción de seis nuevas macroplantas en Pinto. Este proceso lo ha iniciado de espaldas a la ciudadanía, sin llevarlo a votación en la asamblea de la Mancomunidad del Sur, y con la oposición de sus vicepresidentes que, o bien se han posicionado públicamente en contra o bien han dimitido directamente. El pasado mes de marzo más de 7.000 personas de todas las localidades del sur de Madrid afectadas por el vertedero, se manifestaron contra este proyecto.

La minera Tolsa S.A. comparte este segundo premio por su constante campaña para impedir la protección y conservación de las Lagunas de Ambroz y su entorno, en el distrito de San Blas-Canillejas, en el municipio de Madrid. Se trata de humedales originados por la actividad extractiva que tras su abandono se han renaturalizado y actualmente albergan una gran biodiversidad. Este enclave está en riesgo por la intención de la empresa de reabrir un nuevo frente para seguir extrayendo sepiolita. La presión de la minera Tolsa S.A. se ha incrementado en el último año debido a movimientos de tierra relacionados con supuestas acciones de restauración ambiental en la zona que están causando un daño visible y peligroso en la estructura ecológica del entorno.

Pero no es su única huella en el territorio. Desde 2009, Tolsa S.A, tiene un expediente sancionador abierto en la Consejería de Medio Ambiente por haber destruido parte del monte de utilidad pública Bomberos de Castilla –también por la extracción de sepiolita- en Torrejón de Velasco, en el cerro Batallones, en el que se localizan yacimientos arqueológicos.

Con estas distinciones, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid pretende recompensar los esfuerzos, nunca valorados en su justo término, de las personas galardonadas y desea que disfruten de sus premios con unas merecidas y largas, muy largas vacaciones.

Sin comentarios hasta ahora

Saltar a una conversación

No hay comentarios aún!

Puedes ser tú quien inicie una conversación .

Deja un comentario