Carta abierta por la reconstrucción de IU Leganés

25/05/2011

25-05-2011. Una vez superada la resaca del fracaso de la izquierda en Leganés y la impresión que produce el saberse gobernado por la derecha durante los próximos cuatro años, los/as simpatizantes, afiliados/as y votantes de IU, deberíamos pensar en qué situación queda esta organización y cuáles son las perspectivas de futuro.


Para ello es necesario analizar algunas cuestiones centrales que configuran una nueva realidad, donde el cambio es posible:

En primer lugar, la red de intercambios y favores que sustentaban la mayorí­a de Raúl Calle en el seno de IU se ve seriamente dañada, ya que la misma dependía de la participación en el gobierno municipal y de la obtención del mayor número de “cargos de confianza” posibles.

La red clientelar y caciquil sobre la que se ha desarrollado este sistema perverso, donde la principal herramienta para lograr tan ansiados puestos de trabajo consistí­a en el número de “brazos de madera” que los “cargos de confianza” conseguí­an poner al servicio del lí­der, ha impedido el surgimiento de nuevos liderazgos y el debate y la confrontación de ideas.

En segundo lugar, la ausencia de liberados/as trae aparejada, inmediatamente, la desaparición de las asambleas de todos/as aquellos/as afiliados/as cuya única motivación era la de aparecer como patrimonio de tal o cual “cargo de confianza” (del que posiblemente dependí­a el sustento familiar). Este hecho no tiene mayor trascendencia si Raúl Calle consigue mantener alejados/as de la participación militante a todos/as aquellos/as que se retiraron de IU por la anormalidad democrática en la que la misma ha vivido los últimos años, ya que los/as pocos/as que permanezcan serán los/as todaví­a leales. Sin embargo, esta nueva situación, en la que Calle tendrá que demostrar que sabe desenvolverse, plantea riesgos impensables para el dúo que el coordinador de IU Leganés forma junto a José Castejón. Saben que las fidelidades que han construido caducaban el dí­a que no pudiesen ofrecer contraprestaciones (trabajos, favores), por lo que su domino férreo se debilita! .

En tercer lugar, el poder de Calle en la federación de IU de la Comunidad de Madrid se ve mermado considerablemente por varias razones: menos afiliados y por tanto menos delegados al Consejo Polí­tico Regional (aunque este factor dependerá de la gestión que de los censos haga la actual dirección de IU Leganés, ya que los mismos pueden permanecer inflados por un tiempo), disminución de la capacidad logística para ofrecer Leganés como escenario de grandes actos de IU regional y federal, restricción en el acceso a información de primera mano, reducción de contactos en la esfera económica, etc.
En cuarto y último lugar, este escenario plantea posibilidades de recuperar la organización y ponerla al servicio de la sociedad de Leganés. Para ello es imprescindible que todos/as los que nos hemos ido alejando asqueados/as de esta situación actuemos en torno a cuatro dimensiones:

 Identificar quiénes somos los que estamos alejados de la vida organizativa de IU Leganés por la situación de excepcionalidad creada por Calle. En qué organización creemos, que errores se han cometido, que proyección debe tener IU, cuáles deben ser nuestras relaciones con otros partidos, etc. Es decir, poner en común nuestras visiones comunes y divergentes para cimentar una nueva etapa.

 Comenzar a tender puentes con las personas que continúan participando en IU Leganés pero que rechazan las malas artes del dúo Calle-Castejón.

 Acercarnos a la dirección regional para la estabilización de IU Leganés y la renovación organizativa (donde la depuración de los censos es un punto fundamental).

 Y de manera fundamental y prioritaria, retomar el contacto con el tejido asociativo y polí­tico situado en el espacio progresista municipal. Esta labor de tejer alianzas reales, basadas en compromisos político-ideológicos y no en prebendas, debe constituir la clave de bóveda de la reconstrucción de IU en Leganés. Cuatro años son un tiempo suficiente para diseñar un programa común, compartido y participativo, de manera que IU recupere su seña de identidad como movimiento político-social.

Salvar IU Leganés está en nuestras manos y puede conseguirse con el esfuerzo de todos/as.

Sin comentarios hasta ahora

Saltar a una conversación

No hay comentarios aún!

Puedes ser tú quien inicie una conversación .

Deja un comentario