Continúan las buenas noticias

28/05/2010

Siguen las buenas noticias. Si todo sigue así habrá que terminar por creer que la Justicia existe. Que el Tribunal Supremo admita un recurso de casación contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid -cosa poco frecuente- deja en evidencia, no sólo al tribunal recurrido y a Lamela, también y muy importantemente a Esperanza Aguirre que utilizó el auto del TSJM como demostración de que la Consejería y ella misma habían actuado correctamente en la infamia contra Leganés. Estaremos atentos a su nuevo punto de vista (si no está pidiendo a la puerta de Los Jesuítas de Serrano para poder llegar a fin de mes, la pobre)


El Supremo admite el recurso de Montes y 40 médicos para ser indemnizados con 7,5 millones euros por el ‘caso Leganés’
MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) –

El Tribunal Supremo ha admitido el recurso de casación interpuesto por el doctor Luis Montes, 40 médicos y la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa de Leganés, contra la sentencia que desestimó la reclamación a la Consejería de Sanidad de más de 7,5 millones de euros como indemnización de daños y perjuicios por las consecuencias derivadas del ‘caso Leganés’, en el que se investigaron supuestas sedaciones irregulares practicadas en el servicio de Urgencias.

En un auto, al que tuvo acceso Europa Press, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal acepta el recurso de casación que se presentó contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 27 de mayo de 2009, que rechazó la petición económica.

Al igual que en el anterior recurso, los recurrentes solicitan que se indemnice con 300.500,05 euros a Luis Montes, con 150.253,03 para cada uno de los 40 médicos y con 1.202.024,21 euros para la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa.

En el recurso de casación se expone al Supremo que la Consejería de Sanidad, dirigida entonces por Manuel Lamela, “permitió, fomentó y no impidió, intencionadamente o de forma imprudente, en primer lugar, que llegara a la opinión pública el contenido de unas denuncias anónimas sobre supuestas sedaciones excesivas”.

“En segundo lugar, no impidió, o permitió o, incluso, propició que llegaran a la opinión pública las actuaciones y decisiones que desde la Consejería se adoptaron, otorgando, de esta manera, fiabilidad y credibilidad al contenido de tales denuncias”, añade.

El recurso añade que “esa actitud de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid produjo, no sólo una sensación de enorme miedo, desconfianza y alarma social en los ciudadanos, sino también un daño en la dignidad, honor y buen nombre del Doctor Luis Montes, de los médicos y demás personal sanitario”.

‘CASO LEGANÉS’

La acusación contra el anestesista y su equipo tiene sus orígenes el 11 de marzo de 2005. Ese día, Lamela decidió relevarlos de sus puestos tras conocer dos denuncias anónimas. Se les acusaba de 400 homicidios por la presunta práctica de sedaciones ilegales en las Urgencias del hospital de Leganés.

Tres años después, un auto de la Audiencia Provincial de Madrid confirmó el sobreseimiento de la causa, ordenando que se suprimiera toda referencia a la posible mala práctica médica de los profesionales del Severo Ochoa. Los magistrados no pudieron demostrar en su auto la relación causa-efecto entre las muertes de los pacientes y las sedaciones a las que fueron sometidos.

La Sala tomó esta decisión al estimar un recurso de apelación interpuesto contra un auto del Juzgado de Instrucción número 7 de Leganés, de 22 de junio de 2007, que determinó que se produjo ‘mala praxis’ médica. El juez no pudo acreditar la conexión entre ésta y las muertes, lo que es necesario para establecer la existencia de delito.

Sin comentarios hasta ahora

Saltar a una conversación

No hay comentarios aún!

Puedes ser tú quien inicie una conversación .

Deja un comentario