Los datos de la EPA indican que hemos llegado a un punto crítico

03/05/2009

Los datos de la EPA del primer trimestre de 2009 publicados hoy por el INE indican que el mercado español ha alcanzado una tasa de desempleo del 17,4%, superando la barrera de los 4 millones de personas desempleadas. UGT considera que hemos llegado a un punto crítico en la evolución de la crisis económica, por lo que el sindicato considera inaplazable la actuación de las Administraciones del Estado mediante la convocatoria conjunta entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas de una Conferencia conjunta sobre Empleo e Industria.

Para UGT la prioridad es la reactivación económica, por lo que el sindicato considera peligroso y oportunista plantear reformas laborales o la congelación salarial que lo único que generarían sería un incremento del volumen de desempleados, facilitando aún más las condiciones de despido. Ante esta situación, UGT considera imprescindible el mantenimiento del poder adquisitivo de los trabajadores y que el reforzamiento de las prestaciones (contributivas y asistenciales) se realice a través del sistema de protección por desempleo para reactivar el consumo y conseguir acelerar la salida de esta crisis.

Hoy se han publicado los resultados de la EPA del 1er trimestre de 2009 en el INE. El desempleo en estos tres primeros meses del año ha superado la barrera de los 4 millones de parados, lo cual supone una tasa de desempleo que se sitúa ya en el 17,4%.

La destrucción de empleo, en este primer trimestre del año, ha superado todas las previsiones: se han perdido más de 766.000 puestos de trabajo respecto al trimestre pasado y 1.311.500 si lo comparamos con el primer trimestre del año anterior.

Se observa una ligera reducción en el ritmo de crecimiento de la población activa, mientras la población inactiva (en este caso, por el desánimo ante las dificultades de encontrar un empleo) muestra un pequeño crecimiento (del 0,1% respecto al cuarto trimestre de 2008).

La destrucción de empleo sigue reflejando un componente más masculino, por su mayor peso en los sectores que reflejan la mayor caída de ocupación (la construcción sigue perdiendo empleados, un 9,3% respecto al último trimestre de 2008 y un 25,9% en términos interanuales, al igual que la industria, con caídas del 4,7 y del 12,5% en el trimestre y el año, respectivamente). No obstante, la tasa de desempleo sigue siendo superior entre las mujeres (el 18% frente al 16,9% que refleja la tasa de desempleo masculina).

Esto hace que la tasa de ocupación se encuentre por debajo del 50%, especialmente en el caso de las mujeres, que rompe con la tendencia creciente que se observa en los últimos años, retrocediendo 1,4 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y 1,6 frente al año anterior. En cuanto a la tasa de temporalidad, la caída registrada (de 2,5 puntos en el último trimestre) pone de manifiesto que la destrucción de empleo se está concentrando en este tipo de contratación, la temporal (hay un 11,6% menos de asalariados con este tipo de contrato que en el trimestre anterior).

El número de trabajadores por cuenta propia (entre los que se incluyen los empresarios sin asalariados o trabajadores independientes y los empleadores) se reduce en más de un 8% en este trimestre, un 9,4% respecto al año anterior. Es decir, no sólo se destruye empleo asalariado, sino que la paralización de la actividad económica afecta a toda la población.
El incremento del número de parados alcanza cotas difícilmente asumibles: hay un 25% más de desempleados que en último trimestre de 2008 y un 84,5% más que en el primer trimestre del año anterior. 2,2 millones de hombres y 1,8 millones de mujeres no tienen un puesto de trabajo. En conjunto, hay más de un millón de hogares con todos los miembros en situación de desempleo.

Conclusiones: Estos datos nos indican que hemos llegado a un punto crítico en la evolución de la crisis económica, y ponen en evidencia que las medidas que se han venido articulando para hacer frente a la situación están resultando manifiestamente insuficientes. La realidad sobrepasa ya las peores previsiones oficiales del Gobierno español sobre la evolución del mercado de trabajo para 2009, incluso se ha superado también la previsión de la Comisión Europea.

Una destrucción de empleo tan agresiva como la que se está produciendo en nuestro país, que ha llevado al desempleo a más de cuatro millones de personas, indica que nuestro motor económico se ha parado, y nuestra prioridad no puede ser ninguna otra que reactivar ese motor económico.

Ante estas cifras del mercado de trabajo resulta imprescindible que el Estado, en todas sus vertientes, actúe de forma eficaz para recuperar la actividad económica. Por ello, UGT considera impostergable la puesta en marcha de una Conferencia conjunta del Gobierno central con las Comunidades Autónomas sobre Empleo e Industria, donde se establezcan las medidas que nuestra economía necesita con urgencia para reactivar la economía y detener esta destrucción de empleo. Es urgente y necesario que se tomen las medidas de política económica, de carácter público, que nuestra economía precisa. Medidas coyunturales, que no pasan, en ningún caso, por reformas laborales como la que está promoviendo la patronal española, sino por un impulso de la inversión y el gasto público que incentive el consumo y la inversión privada, elementos fundamentales de la demanda interna. Este impulso se debe realizar ahora, pues las medidas adoptadas hasta la fecha se muestran claramente insuficientes.

No se puede consentir que se esté hablando de una reforma del mercado de trabajo que lo único que genere, de manera inmediata, sea un mayor incremento del volumen de desempleados, al facilitar aún más las condiciones de despido. No se puede estar hablando ahora de nuevos contratos de trabajo cuando lo necesario es parar la destrucción de empleo.

No se puede hablar de congelación salarial en la negociación colectiva, si no se admite que el mantenimiento del poder adquisitivo es clave para reactivar el consumo y de este modo acelerar la actividad económica que nos lleve de nuevo a una situación de generación de empleo.

No se puede consentir que se culpe a los trabajadores de no encontrar un empleo por no buscarlo de manera activa, mientras los empleadores, los empresarios que crean puestos de trabajo, demandan medidas para poder recortar las condiciones de trabajo.

No es admisible que, mientras hay un millón de hogares con todos sus integrantes en paro, se insinúe la necesidad de recortar las políticas de subsidios por desempleo para estimular la búsqueda de empleo. Al contrario, es preciso aumentar la protección de los desempleados, tanto de los que perciben prestaciones contributivas o asistenciales, como de los que las han agotado o no han llegado a percibir ningún subsidio.

En este sentido, UGT exige al Gobierno que este reforzamiento de las prestaciones (contributivas y asistenciales) se realice a través del sistema de protección por desempleo, y vía iniciativas individuales de las Comunidades Autónomas.

No se puede centrar el debate en los posibles recortes de pensiones, sino en la recuperación de la actividad económica que nos permita acelerar la salida de esta crisis y se atienda de manera inmediata a los trabajadores, abriendo el camino hacia la vuelta a la creación de empleo.

Por eso absolutamente imprescindible la acción inmediata del Estado en toda su dimensión.

Sin comentarios hasta ahora

Saltar a una conversación

No hay comentarios aún!

Puedes ser tú quien inicie una conversación .

Deja un comentario