“La grandeza de la democracia moderna reside en cómo concertar los desacuerdos”

28 abril, 2007

Alfonso Guerra clausura el seminario “Origen, Teoría y Desarrollo del Estado” con una reflexión sobre la crisis actual que sufre esta forma de organización


La mundialización de la actividad económica y del mercado “es la responsable principal de la crisis del Estado”. Alfonso Guerra, vicepresidente del gobierno de España desde 1982 hasta 1991, afirmó que la falta de una política global en la situación actual en la que el dinero y los productos fluyen con total libertad ha causado la aparición de nuevos fervores nacionalistas “de los que no está exento España” que no se corresponden con los organismos de gobierno mundial que son necesarios hoy en día. Dentro del marco de las conferencias englobadas en el título Origen, Teoría y Desarrollo del Estado organizadas por el Instituto de Historiografía Julio Caro Baroja que se han sucedido en la Universidad desde el 23 hasta el 27 de abril, Guerra alabó la labor de los intelectuales que habían participado en los días anteriores asegurando que ellos son los guardianes que “evitan que en la política pervivan los errores”.

Tras la presentación del político realizada por el Catedrático en Historia Antigua y director del instituto organizador del evento, Jaime Alvar Ezquerra, Alfonso Guerra “exigió” atención a su intervención debido a la complejidad e importancia del tema que trataba. Afirmó que el Estado de Bienestar, producto de un acuerdo entre liberales y socialistas, está siendo negado por aquellos mismos que lo construyeron. Por un lado, la política conservadora se encuentra volviendo al primer liberalismo, que arrancó con la idea de que había un orden natural en donde la oferta y la demanda eran los elementos reguladores, y renuncia al Estado como mecanismo necesario para la justicia y la libertad. Por otra parte, el progresismo se encuentra desencantado, pues el Estado Social que siempre habían soñado no tiene fuerza suficiente para garantizar “los derechos que proclama constitucionalmente” y esto crea en ellos un sentimiento de frustración.

Alfonso Guerra criticó al neoliberalismo por ir más allá de sus antecesores liberales y anteponer el mercado a lo político. Además, señaló el peligro de los poderes privados que “pretenden monopolizar las decisiones” prescindiendo del Estado y citó al jurista y politólogo alemán Herman Heller que afirmaba que “nadie puede construir sobre el caos cosa alguna”. Tras agradecer la organización del seminario Origen, Teoría y Desarrollo del Estado por aportar una “fuerza intelectual y moral para seguir luchando por los nuevos planteamientos que hacen falta”, se abrió un turno de preguntas en el que las contestaciones del político fueron cercanas y con un tono de complicidad. En sus respuestas dejó claro que, en su opinión, el sistema político necesita varias reformas, como regular la exigencia del funcionamiento democrático en el interior de los partidos y que los derechos de la ciudadanía dependan más de la residencia que de la pertenencia, apoyando el voto de los inmigrantes.

Por último, Guerra dio un paso a favor de la autocrítica y afirmó que para frenar el poder de los grupos de presión sobre los poderes públicos el ciudadano debe renunciar al consumo desaforado.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario