El líder de Uleg ocupará cien días la alcaldía de Leganés

2 Junio, 2011 0 comments

EL PAÍS / AGENCIAS – Madrid – 02/06/2011
El candidato de Unión por Leganés (Uleg) a la alcaldía de esta localidad madrileña, Carlos Delgado, ha anunciado que será alcalde solo durante cien días si en la sesión de investidura del día 11 PSOE e IU le ofrecen su apoyo, tras lo cual tiene pensado promover una segunda sesión de investidura. En esta convocatoria, Uleg se abstendría, lo que permitiría al PP, la lista más votada, gobernar en minoría.


Su formación obtuvo cuatro ediles y se convirtió en tercera fuerza y llave del Gobierno de Leganés. PSOE e IU anunciaron su intención de evitar que gobierne la derecha en esta localidad de 187.000 habitantes, lo que implica votar por Delgado, que a su vez firmó ante notario, durante la campaña, que se votaría a sí mismo, una promesa que le convierte ahora en un rehén. Lo de renunciar a los cien días también propone firmarlo ante notario.

“No quiero ser alcalde con estos cambalaches. Espero que la investidura no se convierta en un circo. Esta es la estrategia maquiavélica de dos partidos que no han sabido encajar la derrota”, explicó Delgado sobre el asunto en una entrevista con EL PAÍS. Hoy, ya no contempla ser alcalde solo por un día sino 100, que pretende utilizar este tiempo y su nombramiento para “poner en orden” el consistorio y aplicar 14 puntos de su programa. Lo primero que ha prometido que hará, el mismo día de la investidura, es pedir a la Guardia Civil que investigue al Ayuntamiento y que mire “hasta el último rincón y dependencias, en especial el despacho” del alcalde en funciones, Rafael Gómez Montoya (PSM), “donde Carlos Delgado no entrará hasta que esté totalmente ‘limpio”.

Pedirá reuniones con Blanco y Aguirre

Además, realizar una auditoría de las cuentas municipales para investigar la “contratación de cuentas y contratos”, así como “sacar a la luz el plan de saneamiento económico” que, a su entender, permanece “escondido”. En poco más de tres meses, Delgado se ha puesto también reducir al 50% los altos cargos en el consistorio, deshacerse del coche de Alcaldía por ser una “dispendio”, y garantizar que “no hay enchufismo en el empleo público” municipal, frenando “todos los nombramientos y procesos de selección” de personal que están bajo sospecha. También pondrá fin a los “pelotazos y negocios especulativos”. En este punto, ha aludido al posible desembolso de dinero municipal a una empresa privada para recuperar la gestión de la Plaza de Toros La Cubierta y a la venta de varias parcelas comerciales de titularidad municipal presuntamente por debajo de su precio de mercado.

La lista sigue: se “personará” en el juzgado para “reactivar” el caso por el que se investiga una presunta malversación de fondos públicos en las elecciones de 2007, cuando presuntamente se abonaron inserciones de publicidad del candidato del PSM durante la precampaña electoral de hace cuatro años a través de empresas contratistas del Ayuntamiento. Asimismo, planea solicitar reuniones “urgentes” con la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y el ministro de Fomento, José Blanco, para tratar sobre las infraestructuras que son necesarias en Leganés. De hacerse realidad su nombramiento como alcalde, Delgado ha dicho también que su formación estará “abierta” a llegar a acuerdos puntuales con el resto de partidos, para llevar adelante cualquiera de sus programas políticos, “provengan de quien provengan”.

Una vez cumplidas o puestas en marcha sus iniciativas, Delgado ha dicho que renunciará a la alcaldía pasados los “cien días de cortesía” y se celebrará por tanto otra sesión de investidura. “Así interpretamos que es la voluntad de los vecinos expresada en las urnas”, ha apuntado, refiriéndose a los resultados electorales. Las medidas anunciadas por Delgado, que ha calificado de “sensatas” y de “honradez política”, intentan que PSOE e IU reconsideren su posición, una posición que, por sus declaraciones de hoy, parece que nunca exitió. Fuentes de la dirección de ambas formaciones han considerado que Delgado se precipita al pensar que piensan votarle a él y que ni PSOE ni IU han “anunciado” que vayan a hacerlo.

Desde el PSM se ha hecho un “llamamiento a la calma y a la serenidad” y se ha defendido la legitimidad de iniciar conversaciones puesto que, según han remarcado, la única intención es “garantizar la estabilidad en el Gobierno de la ciudad”, algo que -según han remarcado- sólo se consigue “sumando catorce concejales”. Fuentes de la dirección local de IU han precisado que en ningún caso su consejo político ha anunciado este apoyo, ya que en este organismo sólo se acordó que, en línea con los postulados regional y federal, los tres concejales de la coalición impedirían “si de sus votos dependiese cualquier alcalde del PP”. Este partido es el único que está encantado. El portavoz y candidato a la Alcaldía de Leganés, Jesús Gómez, ha asegurado que Delgado “ha puesto un punto de responsabilidad y sentido común” y ha coincidido con algunas de sus medidas anunciadas, por ejemplo la de pedir Guardia Civil para que investigue al Ayuntamiento. Gómez “nunca” ha llegado a creerse que las dos formaciones de izquierda fueran a respaldar la candidatura del independiente, y ha atribuido los pronunciamientos de ambos partidos a un intento de “entorpecer la transición del Gobierno”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario