Acuerdo UE-Israel

5 diciembre, 2008

3-12-08/ A las tres y media de esta tarde, a iniciativa del grupo de Los Verdes y el grupo de izquierda unitaria el Parlamento Europeo ha votado 194 -172 a favor de aplazar la votación y devolver el Informe De Kaiser a la Comisión de Asuntos Exteriores para una nueva redacción. Esto ha sido una victoria clara para las personas que creemos que la Unión Europea debe desempeñar un papel más activo a favor de la paz en el Oriente Próximo y para mejorar la situación desesperada del pueblo palestino.


El sentido de los oradores a favor del aplazamiento era que solo se puede profundizar las relaciones con Israel en el contexto de un progreso claro hacia la paz y un cambio positivo sobre el terreno para la población palestina en cuanto de movimiendo de personas y bienes, el comercio y la situación humanitaria en Gaza. En suma, en el interés del bienestar de tanto israelies como palestinos la UE debe condicionar la progresiva integración en programas europeos a la firma de un acuerdo de paz entre los dos pueblos y la creación de un estado palestino viable al lado de Israel. Una mayoría del Parlamento Europeo se ha expresado
en este sentido esta tarde.

Recibe un cordial saludo,

David Hammerstein, eurodiputado de los Verdes/ALE
www.davidhammerstein.org

Carta Enviada:

Estimado/a Miembro del Parlamento Europeo,

Como ciudadanos y ciudadnas de la UE y del mundo, le instamos a que el próximo 4 de Diciembre vote en contra de la Acuerdo de Asociación UE-Israel. Este acuerdo implica el fortalecimiento de las relaciones y los vínculos con Israel -incluidos los económicos, comerciales, académicos, de seguridad y de relaciones diplomáticas- e implícitamente significa un apoyo y reconocimiento a Israel en un momento en que la Unión Europea debería de presionar a Israel y posicionarse firmemente antes sus persistentes violaciones de los derechos humanos y sus continuas violaciones de las leyes y tratados internacionales.

La Unión Europea es totalmente consciente de que Israel mantiene una ocupación ilegal de Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Este, y de la masiva colonización de amplios territorios pertenecientes al pueblo Palestino, después de todo, la UE y los Estados miembros han votado a favor de las resoluciones de la ONU que condenan las acciones israelíes de violaciones de los derechos humanos, castigos colectivos e indiscriminados y la construcción de nuevos asentamientos y el muro del Apartheid. Además, en 2002, el Parlamento Europeo votó a favor de la suspensión del Acuerdo de Asociación UE-Israel argumentando los motivos ya conocidos de persistentes violaciones de los DDHH y tratados internacionales por parte del gobierno israelí. Dado que estas violaciones sistemáticas nos sólo no han cesado sino que han incrementado en los últimos años, no hay pues ninguna razón para que la UE cambie su decisión de suspender dicho acuerdo.

De hecho, Israel todavía mantiene su criminal castigo de un “año de largo asedio sobre Gaza” – descrito por el actual Relator Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Profesor Richard Falk como un “preludio al genocidio” – que ya ha costado la vida a cientos de pacientes, principalmente niños y ancianos, a los que se les negó la libertad de circulación para acceder a tratamiento fuera de Gaza. El asedio de Israel ha intencional y sistemáticamente empobrecido a cientos de miles de civiles en Gaza de forma sistemática e intencionada, más del 50% hasta la fecha, cerrando la mayoría de las industrias del sector y arruinando la agricultura. La mayor parte de la infraestructura de subsistencia ha sido destruida y la economía se ha derrumbado por completo; la malnutrición entre los niños ha aumentado considerablemente, como se señala en diversos informes de Naciones Unidas.

Además, Israel ha ignorado los derechos humanos fundamentales con el confinamiento y el desplazamiento forzado de la totalidad de las comunidades palestinas detrás del muro ilegal, ha procedido al encarcelamiento de miles de palestinos sin someterlos a juicio, y ha continuado su política de ejecuciones extrajudiciales. Israel también se ha negado repetidamente, durante más de 60 años y, a pesar de las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional, a reconocer y aplicar el derecho de millones de refugiados palestinos a regresar a sus hogares, tal como se estipula en la resolución 194 de la Asamblea General de NU. Por último, pero no menos importante, durante 60 años, Israel ha promulgado un sistema de estado que aplica una discriminación racial contra los palestinos con ciudadanía israelí en ámbitos primordiales, incluida la propiedad de la tierra y el empleo, sencillamente por ser ciudadanos “no-Judíos.”

Por todo ello nos horroriza que la UE se niegue a adoptar medidas concretas para condenar a Israel en cualquiera de las posiciones y acciones mencionadas. Y en su lugar, proponga pasar por alto sus sistemáticas violaciones de los DDHH y que la UE esté planteándose profundizar sus relaciones con la potencia ocupante. Este tipo de acuerdos de cooperación que asientan y formalizan las relaciones de Israel con la comunidad internacional son el argumento de Israel para legitimar la actual ocupación de los territorios Palestinos así como los desplazamientos forzados y la discriminación racial sistemática contra el pueblo palestino. Al participar en este acuerdo, la UE pone de manifiesto la falta de coherencia entre su discurso y las prácticas de las instituciones de la UE enviando el mensaje de que efectivamente consiente el actual régimen del apartheid impuesto por Israel, y que la UE no está dispuesta a posicionarse firmemente ante Israel en sus violaciones masivas de los derechos de los palestinos.

Por consiguiente, le instamos a usted, como representante de la Unión Europea y como un ciudadano global responsable, a votar en contra del Acuerdo de Asociación UE-Israel. Al hacerlo, estaría apoyando la petición del Comité Nacional Palestino para el Boicot, Desinversión y Sanciones (BNC), que representa a todo el espectro de la sociedad civil Palestina, y que ha sido respaldada por más de 100 organizaciones internacionales, para ejercer presión sobre Israel y aislarla internacionalmente, en lugar de fortalecer vínculos con ella (http://bdsmovement.net/?q=node/179). Esta convocatoria fue considerada por el Padre Miguel D’Escoto Brockmann, Presidente de la Asamblea General de la ONU, quien instó a las Naciones Unidas a examinar su adhesión a esta iniciativa de la sociedad civil que está llamando para una campaña de boicot, desinversión y sanciones con el fin de ejercer presión sobre Israel y así poner fin a sus actuaciones criminales. Creemos que es hora de que la unión europea sea coherente con su posición política y con la voz de la ciudadanía y adopte también esta política.

Como tal, su voto es un elemento importante en la suspensión del acuerdo, y para hacer evidente las injusticias de Israel sobre el Pueblo Palestino. Por ello le instamos a que escuchen a ciudadanos, y a los cientos de organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo que piden a la UE que detenga cualquier tipo de aproximación política a Israel ignorando sus continuas y provocadoras violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional.

Atentamente,
Firma: Manuel Espinar
Presidente de la [Asociación Cultura Paz y Solidaridad
Haydée Santamaría->http://www.culturaypaz.org]

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario