De Washington a Montoya

23 febrero, 2008

No voy a pedirle a Rafael Gómez Montoya, alcalde de Leganés, que sea como Washington, ni siquiera como Kennedy, que en su discurso de toma de posesión dijo: “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregúntate lo que tu puedes hacer por tu país.”

Cuando observamos y nos dice la prensa y se debate en el Pleno Municipal, el sueldo de los concejales, cargos de confianza, los gastos de representación, el vehículo oficial, y algunas cosas más que se quedan para otra ocasión.

Que se pregunte el Sr. Montoya que puede hacer por Leganés, porque Leganés ya ha hecho por él, pienso que él y sus cargos de confianza, ya están exprimiendo el limón legalmente, pero, esta legalidad es insultante.


Lo he escrito mil veces en Leganés y lo escribiré otras mil: Hay quien vive para la democracia y quienes viven de la democracia.
Cuando recuerdo a los viejos militantes del PCE, cuando les veo hoy, como a Juan (Ferralla) y docenas más de compañeros, entiendo eso de vivir para la democracia, vivieron la clandestinidad, la transición bajo los golpes de la policía franquista y postfranquista, dieron muchas horas de su vida y de sus dolores para tener lo que tenemos y todo gratuitamente, al igual que l@s viej@s compañer@s del Movimiento Vecinal.

Los tiempos han cambiado, hemos cambiado tod@s, y el capitalismo nos hace andar por las sendas del interés, de tener un cargo de confianza o sin ella que nos acople y si hay que cambiar estatutos los cambiamos al acomodo del hidalgo de turno.

España lo aguanta todo, somos una mina inagotable, un panal de rica miel, porque mientras haya abejas y floración todos beberemos este néctar interminable. El PP, se alimenta también de los jardines floreados donde gobierna, y en Leganés se liba en la medida que tiene de absorción la oposición. Hasta Raéz tenía un escultor de cabecera. Y quitaba la solidaridad en Zarza para dársela a la Virgen Madre.

Washington, era rico, pero su Hacienda de Mount Vernon, -Virginia- la dejo al pairo y perdía como se pierde en todo al dejarlo en las manos ajenas.

Pero para su próximo mandato Sr. Montoya, -si es que lo alcanza- coloque en su despacho este fragmento del padre de la nación de EEUU., no apretemos el limón de los impuestos demasiado, el zumo puede agotarse.

Cuando George Washington, dio su discurso inaugural pronunciado en el senado en una sesión conjunta de las dos cámaras en Nueva York el martes 30 de abril de 1.789, entre otras cosas dijo que renunciaba a su sueldo por Gobernar la nación:
“Debo de añadir a las observaciones anteriores va dirigida a la Cámara de Representantes. Se refiere a mí mismo, y, por lo tanto seré lo más breve posible. Cuando tuve el honor de ser llamado por primera vez a servir a mi país, entonces en vísperas de una ardua lucha por las libertades, la forma en que opté por el cumplimiento de mí deber exigía la renuncia a cualquier compensación monetaria. Desde la toma de esta decisión, mi parecer no ha cambiado, y, por lo tanto, me veo en la obligación de pediros que no me incluyáis en los honorarios personales que debe contemplar una disposición permanente para el departamento ejecutivo.
De acuerdo con esto, durante mi mandato, el presupuesto se limitará a los gastos reales que se puedan necesitar para el bien público”.
Los grandes hombres nos dejaron la semilla, ninguno de nosotros somos capaces de aprender la mínima lección y dar el fruto deseado, ni en el PP, ni PSE, ni IU, ni ULEG, cada día pienso más en la abstención. ¡Amén!

Leganés 22 de febrero de 2008

José Manuel García García (JOSMAN)

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario