Montoya, cuídate de los “IDUS DE MARZO”

9 febrero, 2008

Hay que ser muy torpe para no darse cuenta que, Montoya tiene el adversario en la oposición, pero el enemigo está en Casa, por ello, a pesar de ser yo crítico con el actual alcalde, debo de prevenirle como el ciego a Julio Cesar, cuídate de “los idus de marzo”.


En una información de Mercado sobre: Los dueños del suelo próximo a construirse en Leganés, en la que “el alcalde se negó a darle datos a Ricardo Rodríguez, portavoz de V de Vivienda, que en su intervención criticó que los ayuntamientos “sean incapaces de cumplir la ley en temas de Urbanismo, lo que incluso dice la ONU”.

Tras esta noticia hubo comentarios muy sustanciosos que nos informaron de hechos que teníamos en duda y, que hoy, gracias a esos comentarios a la noticia, empezamos a hilar la madeja de la reciente historia urbanística y la presente.

Montoya, obsesionado con las noticias que dan PP y ULEG, ha cedido un poco en pequeñas cosas, de 14 fotografías en la Revista La Plaza de diciembre, pasa a sólo 5 en la revista de Enero, ¡bien! El vehículo oficial se ha rebajado su costo en cerca de 20.000 Euros, ¡bien!

Pero como decía anteriormente, los comentarios sobre la noticia inicial no surgen de la oposición, ni siquiera de los poetas amateur que opinamos de lo público, los datos presuntamente podrían haberlos dado, personal cercano al alcalde, del actual y del anterior, porque conocían al dedillo la masa ladrillerir de nuestro reciente pasado.

Hay que ser muy torpe para no darse cuenta que, Montoya tiene el adversario en la oposición, pero el enemigo está en Casa, por ello, a pesar de ser yo crítico con el actual alcalde, debo de prevenirle como el ciego a Julio Cesar, cuídate de “los idus de marzo”.

Montoya como humano puede tropezar, yo lo hago a diario, lo malo no es que tropiece es joven y ágil, lo malo es, que alguien le ponga el obstáculo, ¡y se lo van a poner!, se lo profetizo, la gravedad o levedad del tropiezo será proporcionar a la altura del peldaño de la escalera.

Montoya debe de ser cuidadoso y girar más a la izquierda y huir de la ostentación y de la opulencia, de los relojes de Calle, de los vehículos demasiado lujosos, de la excesiva presencia en las páginas de la Plaza, y practicar una dosis de humildad real.

Porque repito, en enemigo lo tiene en casa, me refiero a la casa política, paso a exponer lo ocurrido a Julio Cesar, tras nombrarse dictador de Roma, es una licencia poética aunque este artículo de opinión sea en prosa, es una comparación Sr. Montoya, nadie va a atentar contra usted físicamente, ¿pero políticamente, cuídese?, no del 15 de marzo, ustedes y el Partido Socialista Español (sin obrero) tienen ganadas ya las elecciones.
Los “idus de marzo” son un ejemplo, cuídese de las escaleras, los poetas amateur de Leganés, en ocasiones, profetizamos, quisiera estar equivocado, pero en política hay redes invisibles, todos podemos caer, pero como decía Serrat, algunos estamos en el fondo del pozo y no podemos estar más abajo.
Gire a la izquierda, es un camino seguro, vuelvan ustedes con los obreros, tendrá una escalera humilde pero segura y las redes desaparecerán.

Aclaración de la metáfora:
Dicen cualquier enciclopedia:
“En el calendario romano los idus de marzo caían en el 15 del mes de Martius. Los idus eran días de buenos augurios que tenían lugar el día 15 de marzo, mayo, julio y octubre y el día 13 el resto de los meses.
La fecha es famosa porque Julio César fue asesinado en los idus de marzo del año 44 adC. Según el escritor griego Plutarco, César había sido advertido del peligro, pero había desestimado las advertencias:
Lo que es más extraordinario aún es que un invidente le había advertido del grave peligro que le amenazaba en los idus de marzo, y ese día cuando iba al Senado llamó al invidente y riendo le dijo: “Los idus de marzo ya han llegado”; a lo que el invidente contestó compasivamente: “Sí, pero no se han ido”.
Aunque el calendario romano fue sustituido por los días de la semana modernos alrededor del siglo III, los Idus se siguieron usando coloquialmente como referencia durante los siguientes siglos. Shakespeare en su obra Julio César en 1599 los citaba al escribir la famosa frase: “¡Cuídate de los idus de marzo!”.

Leganés, 8 de febrero de 2008

José Manuel García García (JOSMAN)

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario