Purga total en Leganemos

30 noviembre, 2016

La actual dirección purga el censo de Leganemos al completo – más de 900 personas- escudándose en una supuesta “verificación de datos”, rebajando a las personas inscritas en la organización de la condición de afiliadas a simpatizantes. Este cambio elimina los derechos democráticos básicos de participación de las personas inscritas.


Buena parte de las personas inscritas recibieron un mail de la Comisión de Organización que informaba de que ésta estaba “verificando los datos de afiliación”, y era imprescindible acudir en persona a realizarla y firmar “una autorización” para seguir ostentando la condición de afiliado/a al partido. Texto que figura también en la web en el apartado de “Participa. Inscripción”. Quienes no se personasen en los plazos establecidos pasarían a ser “simpatizantes”, figura que no recogen los estatutos de la organización, perdiendo los derechos democráticos de participación (derecho a voto en las Asambleas, a elegir los órganos de dirección y participar en los demás nombramientos internos del partido, y postularse a los mismos, etc.).

Hemos constatado además diversas irregularidades: no todas las personas inscritas han recibido el correo, a parte de quienes han ido a “verificar sus datos” se les ha dicho que era una “re-afiliación pendiente de ratificar en asamblea según artículo 6” (artículo de los estatutos para afiliaciones nuevas, cuando quienes han recibido el correo eran todas personas ya inscritas), o que ante la pregunta de quién compone entonces la asamblea que ratifica el censo, si el conjunto del mismo tenía que hacer esta “verificación-reinscripción”, contestar que “las tres personas nombradas como representantes legales el 26 de septiembre”. Según sus argumentos, no había ninguna afiliación válida en esa fecha para nombrar a la representación legal.

Aludiendo a supuestos requisitos legales inexistentes en el mail enviado, se pretende en realidad dar apariencia de legalidad a la expulsión ilegal completa del censo, saltándose nuevamente los estatutos y los procedimientos democráticos internos que deben regir una organización política. Mediante métodos burocráticos, la actual dirección pretende hacer “borrón y cuenta nueva”, decidiendo a quiénes otorgará y a quiénes no la condición de personas afiliadas. Cribando arbitrariamente, por tanto, el censo, y decidiendo a su antojo a quien reconocen y a quien no derecho a participar en la vida interna del partido. Una organización, recordemos, creada por el esfuerzo colectivo para ser herramienta del cambio, rechazando las formas de la vieja política y los partidos tradicionales, con el objetivo de fomentar la participación ciudadana directa en la vida política cotidiana del municipio. Con este intento de purga total la actual dirección y sus métodos han quedado nuevamente retratados.