Renovación

15 mayo, 2015

Se habla mucho de la renovación en los partidos, o en otras instituciones, se dice que los responsables veteranos deben de dejar paso a otras generaciones más jóvenes, se critica a estos veteranos de agarrarse al poder, e inclusive el Sr Ribera CIUDADANOS, se atreve, a despreciar el trabajo político que se hizo en los años, 70-80, quitando la palabra hoy, a los veteranos de entonces, que muchos dieron con sus huesos en la cárcel e inclusive hubo quien perdió la vida, alegando que la política la tienen que hacer los nacidos después.


Yo estoy de acuerdo, que la renovación es buena, y que es bueno que la savia nueva llegue a las instituciones y que desde una participación fluida de la ciudadanía puede hacerse, pero nunca estaré de acuerdo que hay que forzar la marcha de los veteranos por norma.

¿Por qué?. Porque a la política, (salvando excepciones, que por desgracia surgen bastantes y se oyen mucho sobre todo los casos de CORRUPCIÓN), la mayoría de los que optan a ella, (y en la misma hay muchos veteranos), es por vocación de servicio, cosa que no todo el mundo tiene, y que no todo el mundo vale para ello, y que la veteranía en política no se debe despreciar, y también me atrevo a asegurar, que la mayoría de los que están ejerciendo la política es gente honrada.

Veamos: ¿Cuánta gente se compromete, cuanta gente se manifiesta, quien se presta voluntario a ser Presidente de su comunidad, cuantas personas se comprometen en las AAVV, APAS, Sindicatos, Partidos Políticos, o cualquier organización de índole social?. (Hoy parece que hay gente joven que participa lo cual me alegra). Recordemos que se necesitan políticos que gestionen, que gobiernen las instituciones, a los veteranos políticos, no hay que echarlos, hay que desplazarlos democráticamente, cuando haya gente que sea elegida por sus compañeros/as, que se comprometan en la gestión, cuando surjan personas comprometidas, con ideas nuevas, si es que valen.

A los políticos aun que sean veteranos, (y repito lo que digo anteriormente y que recordemos aquel refrán que dice, que la veteranía es un grado), a estos veteranos, y a los políticos que surjan nuevos, lo que hay que hacer es controlarlos, y que ellos estén obligados a que se ejerza en ellos este control, esto con normas escritas y estrictas hechas ley, que estos tienen que respetar y que desde los partidos políticos o desde los electores les tienen que exigir, como puede ser la obligación de rendir cuentas de sus compromisos electorales, de su responsabilidad en las instituciones para las que ha sido votado, en su partido y a sus votantes, haciéndose presentes en sus demarcaciones en tiempo concreto, creando desde el Estado, instituciones independientes que puedan ejercer este control, e incluso poderles retirar de su responsabilidad si no cumplen su compromiso escrito.

Lo mismo que hay que ejercer un fuerte control institucional, para los casos de corrupción que se originen en cualquier cargo de cualquier institución, y en ello se tienen que ocupar todos los medios de comunicación, políticos y sociales, sobre todo el poder judicial.

Wenceslao Fortuoso González.

Leganés Mayo 2015

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario