Las medidas del BCE no mejoran la posición de los consumidores

6 junio, 2014

El presidente de ADICAE cuestiona las consecuencias que pueden traer las medidas aprobadas por el Banco Central Europeo, que además “llegan tarde” y pueden revestir peligros añadidos para los consumidores.


El recorte de los tipos no supone rebajas para los hipotecados en un mercado inundado de cláusulas suelo, mientras el conjunto de los consumidores verá aún más reducida la rentabilidad del ahorro al tiempo que el crédito se sitúa en intereses que doblan la media de la zona Euro.

La rebaja de los tipos de interés en la Eurozona, así como el programa de estímulo crediticio en toda la Unión que pretende movilizar 400.000 millones de euros en préstamos para trasladarlos al sistema productivo, son para el Presidente de ADICAE “medidas complejas, esperadas, pero que llegan tarde”

“Las medidas del BCE son el reconocimiento de una política monetaria errónea en Europa durante toda la crisis, y no garantizan que se logre el crecimiento de la economía y el empleo que se proponen”, destaca Manuel Pardos, quien añade que además “en España ni siquiera parece que puedan propiciar una mejora sustancial del consumo”.

El presidente de ADICAE considera que estas medidas deberían acompañarse de otras acciones de política monetaria que permitan que el euro rebaje su valor, así como suavizar los ajustes públicos dictados a estados como España, y promover la emisión de Eurobonos que ayuden a enjugar los altos niveles de deuda actual para detraer recursos públicos hacia la economía productiva.

El tipo baja penalizando el ahorro; el crédito sigue en precios abusivos

La rebaja del tipo de interés del Banco Central Europeo (BCE) al 0,15% no supone ninguna buena noticia para los consumidores. Teniendo en cuenta tanto la experiencia de los últimos 15 años como el marco actual en España, penalizará aún más el ahorro tradicional, mientras que no tendrá ningún efecto real de rebaja del crédito.

Aunque el tipo de interés del BCE es el mismo para toda la Unión Europea, su aplicación dista mucho de ser uniforme en la banca. Los intereses hipotecarios en España no bajan, y están muy por encima del 4% pero los depósitos enseguida reflejan los recortes del organismo liderado por Mario Draghi y son en España ya hasta un 20% menos rentables que la media europea.

De esta forma, con la decisión del BCE se sigue favoreciendo la bajada de remuneración del ahorro y la exposición de los usuarios a productos de ahorro tóxicos (desincentivando el pequeño ahorro en depósitos para convertirlo en capital inversor con el que cuadrar balances bancarios), lo que en el caso de España constituye la continuación del maltrato histórico al ahorro.

En lo relativo al objetivo de impulso al crédito el problema estriba en los efectos de la traslación de estas medidas hacia los consumidores. “El precio de los créditos en España, en la práctica, duplica a la media de los países de la zona euro, de los países de nuestro entorno”, con lo cual, “en estas condiciones abusivas y sin protección para los consumidores, esta inyección de crédito puede ser en realidad una bomba de relojería”.

“A estos precios, ni va a haber crédito ni seguramente los consumidores lo queremos”, señala Manuel Pardos, que recuerda que el Banco Central Europeo se ha comprometido a vigilar tanto que se concedan créditos como que lo hagan en condiciones asumibles.

En este sentido destaca que “facilitar una mayor propensión al crédito en un país ya de por sí sobreendeudado como España no es lo más aconsejable; una inyección de crédito a los consumidores a los precios españoles, en condiciones abusivas y sin un nivel de protección adecuado puede ser peligrosísimo”.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario