Terror

15 mayo, 2014

La violencia engendra violencia. La guerra en un fracaso de la sociedad allá donde se produzca. Cualquier acto de violencia debe de ser denunciado donde se genere. Aunque que puede que haya situaciones en que cierta lucha pueda tener eximentes: La lucha de un pueblo que se sienta explotado y oprimido que luche por su libertad, la lucha contra la esclavitud, la lucha por defender los derechos humanos, etc. Pero con actos de terror, con la que estos actos se llevan por delante personas inocentes, todo es denunciable.


Repito todo acto de terrorismo es condenable, pero se debe de resaltar mas la condena, cuando este terrorismo se invoca a Dios, las guerras en nombre de Dios, con la cruz, con la media luna con la estrella de David u otros símbolos religiosos son innumerables a lo largo de la historia y han muerto muchas personas, muchas inocentes, y eso que la palabra más utilizada en todas las RELIGIONES es la “PAZ”. Hoy en el siglo XXI, deberían de estar prescritos.

Saco a relucir este preámbulo, porque unos iluminados, en el centro de África, en Nigeria, un tal Boco Haran y sus acólitos, raptan a unas jóvenes, les amenazan con venderlas, con violarlas (parece que lo están haciendo) las obligan a hacerse Musulmanas y todo en nombre de Dios, Dios dice (según estos iluminados), que la mujer debe de ser analfabeta, debe de estar al servicio del hombre para sus menesteres sexuales y demás.

La denuncia está siendo extendida por todo el mundo, y las autoridades de este país y con la colaboración de todo el mundo, deben de perseguir a estos energúmenos allá donde estén, LIBERAR A LAS NIÑAS, y poner a estos señores a buen recaudo, pero quien creo que debería de levantar la voz muy fuerte, CONDENANDO ESTE HECHO, que se oyera, en todo el universo, son todas las autoridades eclesiásticas de cualquier tipo de religión o culto, QUE CREO QUE SE LES OYE POCO. “Quizá es porque algunos clérigos lo creen así.” A mí, me enseñaron de pequeño que declamar a Dios en vano era pecado, ¿Estos lo están haciendo?. Creo que si los SUMOS AYATOLAS MUSULMANES, (que es de lo que presumen esto señores) les dijeran a estos iluminados, QUE LIBEREN A LAS NIÑAS, que lo que hacen es pecado, que van a ser condenados, que esto no lo manda Dios, quizá les hicieran caso, se evitarían casos como estos y otros muchos que hoy pasan en el mundo. ¡HAGANLO POR ESTAS NIÑAS!.

Wenceslao Fortuoso González

Leganés Mayo 2014

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario