El PP se boicotea a sí mismo y no aprueba en pleno sus propios presupuestos para, en fraude de ley, dar un golpe democrático y forzar que todo se decida en Junta de Gobierno

12 marzo, 2014

El alcalde de Leganés y su gobierno contaban con mayoría suficiente para sacar adelante la aprobación inicial de los presupuestos pero dolosamente no quiso y, ante la sorpresa de todos, se abstuvo porque su única pretensión es, a través de una actuación propia de tramposos y trileros, vaciar aún más de contenido al pleno y actuar sin freno ni control a través de un órgano donde sólo están los ediles del PP.


ULEG no va a tardar ni un día en denunciarlo a la Justicia si finalmente se perpetra esta felonía de aprobar fraudulentamente los presupuestos por la Junta de Gobierno, una acción más propia de delincuentes políticos, de tahúres y de personas de pelaje incompatible con los principios democráticos

Leganés, 12 de marzo de 2014

En el pleno de ayer se vivió uno de los episodios más penosos y esperpénticos de la historia de Leganés por la locura política de un gobierno que ha perdido el norte y vive de espaldas al sentido común y de la legalidad.

La maniobra del alcalde, propia de trileros y personas que desprecian las fórmulas democráticas, fue dejada al descubierto por Unión por Leganés-ULEG, quien denunció la ilegalidad que se estaría cometiendo en la tramitación de los presupuestos al haberse rechazado el plan económico financiero y faltar informes esenciales de la Secretaría del Pleno. Precisamente por ello, desde el partido vecinal se pidió que se quedaran los presupuestos sobre la mesa al amparo del artículo 85 del Reglamento Orgánico Municipal. El edil de Hacienda, en otra ilegalidad más, rechazó tal petición y obligó a que se sometieran a votación. Esto motivó que los 4 ediles de ULEG en señal de protesta por este enésimo atropello abandonaran la sesión lo que suponía que los 12 ediles del PP pudieran sacar adelante la aprobación inicial del proyecto de presupuestos al superar a los 11 de PSOE e IU. Fue en ese momento cuando se descubrió la vil maniobra del alcalde ya que fuera de toda lógica los concejales del PP se abstienen de sus propios presupuestos y fuerzan que sean rechazados.

La única intención de esta artimaña indigna es provocar la coartada para que con este artificial y rebuscado rechazo de los presupuestos por el pleno municipal se puedan aprobar los presupuestos y las enmiendas o reclamaciones al mismo por parte de la Junta de gobierno, fórmula que ha recogido la última reforma de la administración local que está siendo objeto de un recurso de inconstitucionalidad y que, en el caso de Leganés, a juicio de un amplio sector de juristas no se podría aplicar a los presupuestos de 2014 sino en todo caso a los de 2015.

Fraude de ley y prevaricación

Según señalan desde el partido local, “estamos ante un fraude de ley de manual, lo que implica que el acuerdo que se adopte en Junta de Gobierno Local para aprobar los presupuestos sería nulo de pleno derecho. El PP, teniendo la mayoría suficiente para aprobar los presupuestos en pleno, renunció a ello para así tener las manos libres y ningunear a los 27 ediles de la Corporación que ya no tendrían ni voz ni voto en las alegaciones que se hicieran al presupuesto en beneficio de la Junta de Gobierno, donde sólo están los ediles del PP. Si se sigue adelante con esta treta, toda la Junta de Gobierno Local y los habilitados nacionales que por acción u omisión faciliten este fraude de ley podrían estar cometiendo prevaricación. ULEG no va a tardar ni un día en denunciarlo a la Justicia si finalmente se perpetra esta felonía más propia de delincuentes políticos, de tahúres y de personas de pelaje incompatible con los principios democráticos”.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario