MJ de la Vega: “No acepto las desgracias que podrían evitarse”

4 enero, 2014

María J de la Vega, consagrada escritora y poetisa que ha vivido más de 30 años en Leganés, ciudad que le otorgó el premio de “Novela corta” presentó su último libro de poemas “Esto forma el presente” el pasado mes de diciembre.


Es una poetisa comprometida, a quién le preocupa el paso del tiempo y la ausencia de los seres queridos. Comenzó a amar la poesía de la mano de su padre, quién le recitaba poemas y le fue guiando por los libros de poesía de su biblioteca.

¿Cómo nació su necesidad de la expresión poética?

Escribía poesía desde muy pequeña. Supongo que por imitación. Leía poesía y me venían palabras, imágenes, que seguramente (ya no lo recuerdo) reflejarían lo leído. Emociones que no sé ni sabía decir de otra manera.

¿Qué forma parte de su presente?

Muchas cosas. Algunas, las fundamentales, se nombran en el libro: El amor, la amistad, los afectos familiares, el dolor de las ausencias, la consciencia del paso del tiempo. Son presencias que se repiten en todos y cada uno de nosotros, los seres humanos. Pero también, en este tiempo, la rabia por lo que está pasando, la rebelión ante lo que sucede.

¿Qué le gustaría que fuese parte de su presente?

Me gustaría que siguieran aquí algunas personas que ya no están, que ya no pueden estar y también lo que podría nombrarse como un cierto bienestar generalizado, es decir, un mundo vivible para todos.

¿Qué le gustaría, por el contrario, que desapareciese?

El capitalismo. De momento, me parece la principal fuente de desgracias e injusticias personales y colectivas que conozco.
Esto forma el presente_portada web

¿Acepta el presente tal y como llega?

No. Acepto, con mayor o menor dificultad, algunas cosas que son parte de la vida, parte natural de la vida, aunque sean dolorosas, aunque algunas cuesten más que otras. Pero no acepto las desgracias que podrían evitarse, las que provoca la voracidad de algunos. Lo que el hombre es capaz de hacer con el hombre.

Habla del amor y el desamor, del cansancio y la esperanza, ¿es usted una mujer de contrastes?
No me he pensado nunca así, pero al intentar responder esta pregunta, me digo que quizá sí, o quizá, simplemente, la vida está llena de contrastes.

¿Cuál es el tema sobre el que gira todo su libro, “Esto forma parte del presente”?

Hay varios temas, claro, pero si tuviera que elegir uno, uno que lo diferenciara de los demás que he escrito, elegiría la pérdida. La pérdida en sentido amplio: la de la juventud, la de la entereza, la de seres queridos, la de la esperanza, la del tiempo por delante.

¿En qué se ha inspirado para escribirlo?

En lo que veo, en lo que vivo, en lo que siento ante lo que veo y lo que vivo.

El entorno y el tiempo son dos planteamientos muy presentes en toda su obra, ¿qué le inspiran?

El tiempo es el lugar en que habitamos, sobre el que caminamos, el entorno es lo que nos acompaña y también aquello de lo que formamos parte, con lo que debemos comprometernos.

¿Qué ha supuesto para su obra la ciudad de Leganés?

Leganés es la ciudad en la que vivo desde hace ya 34 o 35 años. Aquí he vivido con los demás, aquí ha transcurrido mi tiempo. Muchas de las gentes de las que hablo en mis libros (sobre todo Ciudades Invisibles y Tierra), son de Leganés, muchos de los lugares que describo, son de Leganés. Sencillamente, forma parte de lo que nombro.

En Leganés recibió el premio a la Novela Corta, ¿es gratificante recibir el reconocimiento de su ciudad?
Bueno, fue hace muchos años y en aquel momento me hizo ilusión. Pero no he sentido nunca eso, que tenga el reconocimiento de mi ciudad. Sin embargo me siento querida por la gente con la que comparto tantas cosas –lugares, proyectos, compromisos, afectos, como vivo aquí, eso me basta.

¿Cuáles son sus escritores favoritos? ¿Qué recomendaría para esta Navidad?

Tengo gustos clásicos, si hablamos de poesía, Machado, Margarit, Juan Carlos Mestre, Gamoneda, Ángel González, Caballero Bonald, Lope de Vega…muchos.

¿Qué está leyendo actualmente?

Acabo de terminar hoy mismo el epistolario entre Carmen Conde y Ernestina de Champourcin. El anterior, era de Kandel, “En busca de la memoria” y trata sobre neurociencia… es decir, que mis lecturas son un tanto erráticas.

¿Qué les recomendaría a aquellas personas que aún no se han iniciado en la lectura poética? Cada persona tiene intereses distintos, y una sensibilidad diferente.

Depende. Leer es iniciar un diálogo. Para que sea productivo hace falta cierta sintonía entre las partes. De modo que Jorge Riechmann o Miguel Hernández (por poner un ejemplo) pueden ser perfectos para alguien muy preocupado y comprometido con la problemática social, el mundo en que vivimos, pero decir poco otras personas.
Así , sin saber a quién , podría atreverme a recomendar a algunos poetas como Benedetti, García Montero, Gioconda Belli o algún título de Sánchez Rosillo…
Normalmente, preguntar al librero o a la librera es una buena idea: es como preguntar por una medicina en la farmacia, casi siempre aciertan.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario