El Defensor del Pueblo ignora una queja de ULEG al considerar que es irreal y está fuera de lugar.

5 diciembre, 2013

El Defensor del Pueblo ha informado, mediante un escrito, que no hay motivos objetivos que sostengan la intervención de dicha institución, tal y como solicitó ULEG el pasado verano, al interpretar que el grupo municipal ha intentado presentar como verdad una mera “valoración política”.


•La Institución considera que ULEG ha intentado presentar como cierta una mera “valoración política”

•El Defensor del Pueblo se suma a los tres dictámenes judiciales que rechazan las falsas denuncias de ULEG

•La Secretaria general del Partido Popular de Leganés, Beatriz Tejero, asegura que “ULEG intenta suplir su falta de iniciativas y compromiso con los vecinos con una estrategia de destrucción de sus rivales políticos que, al final, pagamos entre todos. Especialmente la ciudad de Leganés.

•El Partido Popular de Leganés hace un nuevo llamamiento a los grupos de la oposición hacia la responsabilidad institucional y para abandonar la estrategia de ‘el cuanto peor, mejor’.

El Defensor del Pueblo ha informado, mediante un escrito, que no hay motivos objetivos que sostengan la intervención de dicha institución, tal y como solicitó ULEG el pasado verano, al interpretar que el grupo municipal ha intentado presentar como verdad una mera “valoración política”.

Con esta queja, elevada a dicha Institución tras una moción presentada el 25 de julio, el Grupo Independiente pretendía que el Defensor del Pueblo reprobase al alcalde de Leganés por una supuesta vulneración de derechos fundamentales. Acusación que los Tribunales de Justicia ya han tumbado hasta en tres ocasiones al no existir pruebas ni elementos objetivos y reales que la sostengan.
Es más, en uno de sus dictámenes, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo reprendió a ULEG por utilizar los órganos judiciales con fines políticos.

Esta vez el Defensor del pueblo señala en su escrito que, entre sus funciones, reguladas en el artículo 54 de la Constitución española y en la Ley orgánica 3/1981, de 6 de abril, se encuentran la de “procurar que las administraciones públicas y sus agentes actúen con objetividad, imparcialidad y eficacia”, tal y como se recoge en el artículo 103.1 de la Carta Magna.

Por este motivo, y tras analizar los hechos, la institución muestra su sorpresa ante la solicitud de ULEG, que califica de mera “valoración política” que “no se puede elevar a la categoría de queja”.
Es decir, el Defensor del Pueblo distingue entre una valoración subjetiva de un grupo político de una queja con elementos reales que motiven su actuación.

De esta forma la Institución ha desenmascarado, una vez más, la actuación de ULEG que, como ya ha denunciado en más de una ocasión el Partido Popular de Leganés, en boca de su secretaria general, Beatriz Tejero, “intenta suplir su falta de iniciativas y de compromiso con los vecinos con una estrategia de destrucción hacia sus rivales políticos que, al final, pagamos entre todos. Especialmente la ciudad de Leganés”.

No es la primera vez que desde esta formación política solicitamos responsabilidad a los grupos de la oposición.
No se trata de pedir un cheque en blanco a las políticas del gobierno municipal, sino de que todos los concejales miembros del Pleno, como representantes públicos, asuman su responsabilidad con los vecinos.

En este sentido Tejero señala que “es paradójico que los mismos que no se cansan de pedir respeto constitucional luego sean los primeros en boicotear el acto institucional por el 35 aniversario de la Constitución española o revienten los plenos municipales justo cuando se va a debatir sobre casos de corrupción que parecen interesados en ocultar a los vecinos”.

Y es que a un grupo que ingresa del erario público 295.000€ para el pago de los sueldos de sus miembros lo mínimo que se le puede solicitar es lealtad a las instituciones que representa y, especialmente, respeto a los vecinos.
Algo que ULEG parece haber olvidado cuando, movido por el odio visceral al adversario, ha sido capaz de bloquear iniciativas que en el pasado defendía o de intentar dañar la imagen de la ciudad con falsas denuncias cuya falsedad ha quedado demostrada en los tribunales, primero, y el Defensor del Pueblo después.

Por ello desde el Partido Popular de Leganés aprovechamos para tender, una vez más, nuestra mano a todos aquellos grupos municipales que estén dispuestos a negociar y dialogar por el bien de Leganés y sus vecinos.
Porque como ya se ha demostrado, la estrategia de ‘el cuanto peor mejor’ tiene un corto recorrido que, al final, se vuelve contra los que pretendieron ganar votos tomando a la ciudad como rehén de sus pretensiones.

PP

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario