La intervención municipal de Leganés paraliza las nóminas del Ayuntamiento por tercer mes consecutivo

2 diciembre, 2013

El PSOE de Leganés ampliará su denuncia porque la plantilla del Ayuntamiento de Leganés redunda en la ilegalidad por tercer mes consecutivo, en el que la intervención municipal ha vuelto a reparar el pago de nóminas a toda la plantilla dada la manifiesta ilegalidad de los nombramientos de 8 directores generales por parte del alcalde del PP, Jesús Gómez.


El alcalde del PP se niega a replantearse la contratación de estos directores a todas luces innecesarios en la gestión de la ciudad y cuya dedicación es una incógnita, además del coste anual de más 500.000€ para que el alcalde haya contratado como alta dirección entre otros, a uno de los integrantes del partido independiente en las elecciones, Francisco Javier Sánchez Zurdo, un amigo personal de la controvertida edil de Obras Beatriz Tejero, Desiderio Díaz, o un indispensable director de artes musicales, Vicente Fernández, que suplió la labor de un funcionario.

Jesús Gómez sigue haciendo caso omiso a la solución propuesta por la funcionaria del estado (a la que por cierto el alcalde del PP busca sustituto urgente por cuarta vez en dos años, porque al parecer no le gusta su labor de control): Que separe a los directores del resto de la plantilla para que sólo su nómina sea reparada o que los cese dada la ilegalidad de su nombramiento.

El alcalde del PP lleva por tanto 3 meses eludiendo a la legalidad, y aferrándose a unos informes de parte de su propio asesor jurídico que nada solucionan, es más, agravan la situación de cara a su resolución judicial.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista y miembro de la ejecutiva PSM PSOE, Rafael Gómez Montoya, ha declarado que “es muy difícil comprender por qué un alcalde se aferra de ese modo a la ilegalidad, y en general por qué el alcalde del PP se ha embarcado en esta política absolutamente kamikaze para la ciudad, para su Gobierno y para él mismo, pero tenemos un alcalde experto en generar problemas donde no los hay, e incluso en negarse a salir de los atolladeros en los que él mismo se enreda a pesar de que alguien le muestre una salida fácil. Por otra parte tiene que dimitir a final de mes tal y como se comprometió él solo ante notario, al no haber sido capaz de realizar una sola inversión en Leganés en más de dos años, más allá de entregar el contrato de mantenimiento sin concurso, una vez más, a una empresa ligada al medio local/regional Al Cabo de la Calle”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario