En el hogar, el trabajo o el bar, tolerancia cero hacia la violencia machista

25 noviembre, 2013

La comisión de Feminismos del Ateneo Republicano, ante este 25 de noviembre, Día contra la violencia de género quiere manifestar:

Que la violencia de género es un acto destinado a someternos, controlarnos y subyugarnos, es una violencia que se ejerce contra las mujeres por el mero hecho de serlo, y que se agudiza cuando comenzamos a tomar mayores cuotas de autonomía y decisión, cuando rompemos la barrera del ámbito privado y cuando nos negamos a permanecer en los roles que la sociedad nos ha impuesto durante años.

La violencia contra las mujeres se ejerce en todo el mundo: nuestros cuerpos son motines de guerra en conflictos armados como el que actualmente sufre el pueblo sirio, se nos agrede cuando ocupamos espacios públicos en países como Egipto, se nos utiliza como moneda de cambio para saldar deudas en Afganistán o somos víctimas de crímenes como los feminicidios de Latinoamérica.

No estamos a salvo de esta lacra en Europa. En 2012, 124 mujeres fueron asesinadas en Italia en manos de sus parejas o exparejas. En lo que vamos de año, 44 mujeres han muerto por este motivo en España y cada cinco horas en nuestro país una mujer sufre una agresión sexual, más del 50% de ellas cometidas en el ámbito familiar.

En nuestro país se comercializa diariamente con los cuerpos de las mujeres. Según datos de Save the Children y de la Red Española contra la Trata de Personas, entre 40.000 y 50.000 mujeres y niñas son traídas a España víctimas de la trata de seres humanos, procedentes de Marruecos, África Subsahariana, países del Este, Brasil y Centroamérica. Informes de Naciones Unidas constatan que España es un país de tránsito y de destino de nivel alto. Cuatro de cada diez españoles ha recurrido a la prostitución al menos una vez en su vida. Un millón y medio de españoles acuden diariamente al mercado de la prostitución. Los españoles gastan 50 millones de euros al día en este negocio.

También se ejerce violencia cuando desde el Estado se nos pretende limitar la capacidad de decidir sobre nuestro cuerpo. El Gobierno del PP pretende imponer una legislación antiabortista de las más retrógradas de Europa. Desde las Instituciones se sigue considerando que las mujeres no somos sujetos plenos con capacidad de decidir y se imponen tutelajes sobre nuestro cuerpo. Además, se considera la familia heteropatriarcal la única válida, y se niega a las lesbianas el derecho a ser madres a través de los Servicios Públicos de Sanidad.

Violencia de género es la que ejerce el sistema capitalista condenándonos a la pobreza y a la exclusión, a los desahucios, al paro, a los empleos peor remunerados, a contratos a tiempo parcial y a condiciones de trabajo precarias. Cuando cobramos menos por el mismo trabajo, cuando nos vemos excluidas de la protección social y sólo podemos acceder a pensiones míseras.

La violencia de género se ejerce en el ámbito familiar, pero también cuando salimos de él. Las mujeres no somos víctimas de malos tratos solo en nuestros hogares, también en espacios públicos. Las mujeres sufrimos acoso sexual en el trabajo o cuando caminamos por las calles.

También observamos con cierta preocupación el resurgimiento de una ideología neomachista que bajo un fingido discurso de la igualdad continúa criminalizando a las mujeres y ninguneando el problema de la violencia bajo la eterna sospecha de las denuncias falsas. En realidad su discurso desprende una misoginia histórica que quita valor a nuestra palabra y nos considera manipuladoras y volubles.

Frente a todo esto las mujeres nos negamos a ser víctimas pasivas que reclaman la protección de un sistema patriarcal que permite este tipo de agresiones con total impunidad. Las mujeres queremos ser sujetos activos en el camino de transformar una sociedad donde continuamente se justifica la violencia contra nosotras. Desde la Comisión de Feminismos del Ateneo Republicanos de Leganés, hacemos una llamamiento a toda la sociedad: a las mujeres para que tomen un papel activo y se organicen la lucha contra esta lacra, a los hombre para que no toleren en su entorno ninguna actitud machista, a la sociedad para que eduque a sus miembros en los principios del respeto y la igualdad, y a las Instituciones para que tomen todas las medidas necesarias para que ninguna agresión quede sin respuesta.

Las mujeres nos negamos a soportar la violencia machista en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida: ni en nuestro hogar, ni en nuestro trabajo, ni en la calle ni en ningún espacio, público o privado, y llamamos a la sociedad en su conjunto a rechazar y denunciar estas actitudes.

Comisión de feminismos.
Ateneo Republicano de Leganés

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario