Analiza la reciente accin que Anonymous ha llevado a cabo difundiendo en la Red la contabilidad del PP desde 1990 a 2011

9 julio, 2013

En determinados casos la publicacin on line de informacin confidencial
beneficia la transparencia de la sociedad. Dicho conferenciante y escritor considera que piratear informacin privada refleja el derecho de la ciudadana a la transparencia y a acceder a datos que de otra manera nunca se sabran.


Hackear y acceder a ciertas informaciones para su difusin pblica ayuda a la sociedad a ser ms transparente y justa. Con estas palabras Juan Merodio www.JuanMerodio.com una de las principales voces de nuestro pas en Redes Sociales, Web 2.0 y Marketing on Line, examina la divulgacin que Anonymous acaba de hacer de las cuentas del Partido Popular durante los ltimos once aos y que dicho partido haba enviado de forma restringida al Tribunal de Cuentas. A pesar de ser un tema muy delicado y que sin duda tiene consecuencias legales considero que aporta mucha claridad y sobre todo pone de manifiesto el poder del usuario en Internet que supera cada da ms el de cualquier empresa o institucin por grande o potente que sea, expresa el autor de www.trabajaconred.com

Y es que con publicaciones como sta Internet se convierte en la mejor herramienta contra cualquiera que no haga las cosas como se espera. Lanzar informacin top secret es una manera de defenderse contra el oscurantismo y los intereses de determinados poderes, colectivos o instituciones sin importar el color o la orientacin poltica. La Red ha cambiado las normas del juego y reclama a los de siempre ms transparencia y cercana con la sociedad de la que forman parte, dice.

Es ms, Merodio cree que acciones llevadas a cabo bajo la frmula de la colaboracin ciudadana 2.0 pueden ser el mejor reactivo frente a quienes en el fondo no juegan limpio o quieren ocultar determinadas informaciones. La actividad colaborativa de la Red a favor de la transparencia ayuda a desenmascarar fraudes o informaciones privilegiadas y a que ste sea un mundo mejor en el que dirigentes, instituciones, personalidades pblicas, empresas u otros representantes trabajen de forma tica y correcta, finaliza Juan Merodio.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario