CAPI reclama una reforma constitucional para que el Fiscal General del Estado deje de ser un apéndice del Gobierno

2 julio, 2013

La Confederación Nacional de Agrupaciones Políticas independientes (CAPI), la organización de partidos independientes más importantes de España, insta a que se busquen fórmulas que garanticen la independencia del Fiscal General del Estado para que no se vea contaminado de intereses partidistas o de cálculos políticos del gobierno de turno.


La Confederación de Agrupaciones Políticas Independientes (CAPI) propone un cambio integral del estatuto del Ministerio Fiscal y de la Fiscalía General del Estado para incrementar las dosis de independencia en su labor y evitar los tintes partidistas o de instrumentalización política de la misma. Actuaciones como las relacionados con las preferentes, Bankia y Blesa, el papel de la fiscalía en el Caso Noos y la Infanta Cristina o el llevado a cabo en la investigación a Bárcenas han hecho que la credibilidad de la institución se vea erosionada por la interpretación en clave política que se ve en muchas de sus decisiones, sin olvidar que la propia configuración de la Fiscalía General del Estado, donde el Ejecutivo tiene el monopolio de la propuesta del candidato, ayuda muy poco a pensar en que actúe con autonomía y atendiendo únicamente a criterios profesionales y objetivos.

“En otros países como Colombia, Brasil o Chile el ministerio público está rodeado de mayores garantías para que el ejercicio de su imprescindible función sea más independiente y eficaz. Bien al incorporar de pleno derecho al Ministerio Fiscal dentro del poder judicial, con la naturaleza jurídica que implica, bien erigiéndolo en un órgano que no dependa de los poderes “clásicos” del Estado o con un estatuto que lo equipare en condiciones de igualdad con otros órganos del Estado. No es de recibo lo que sucede en España, donde las actuaciones de la Fiscalía son incoherentes o contradictorias cuando están en liza “peces gordos”, ya sea partidos políticos, familia real, la gran banca… Un Estado de Derecho creíble requiere una Fiscalía más independiente y con medios adecuados”, explica Carlos Delgado Pulido, presidente de CAPI, quien añade que “si los ciudadanos empiezan a no creer en la justicia o en que no es “ciega”, se derrumba uno de los pilares fundamentales de las sociedades civilizadas y se alimenta la terrible sensación de impunidad de los poderosos y de tomarse cada uno la justicia por su mano”.

*La Confederación de Agrupaciones Políticas Independientes (CAPI) nació para representar esa tercera vía política nacional, transversal y reformista que se demanda en España. CAPI es la confederación de partidos independientes más importante. Integran la misma fuerzas de multitud de regiones (Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha, Aragón, Valencia, Canarias, Extremadura…). Aglutina a los principales partidos locales de la geografía nacional, sumando cerca de 70.000 votos en las últimas elecciones municipales, una treintena de alcaldías y unos 400 concejales. Destacan formaciones como la de ADEIZA de Zamora (con cerca de 100 ediles, incluida la capital y 20 alcaldías en la provincia), la de Independientes por Extremadura (IPEX), con 60 ediles y varias alcaldías, Unión del Pueblo Salmantino, con 70 concejales, el Partido Regionalista de Castilla y León (PrCAL), con 90 ediles, Compromiso por Gran Canaria con dos concejales en la capital canaria o Unión por Leganés-ULEG, 4 ediles y el partido vecinal con mayor número de votos en una localidad en toda España, cuyo presidente, Carlos Delgado, también lo es de CAPI

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario