La igualdad, una tarea de todas y todos

8 marzo, 2013

Como cada 8 de Marzo, en el Día Internacional de la Mujer el Movimiento por la Paz -MPDL- quiere hacer un reconocimiento a la labor de miles de personas de todo el mundo en favor de la igualdad entre hombre y mujer, y reclamar mayores esfuerzos de la comunidad internacional para frenar la discriminación que aún hoy siguen sufriendo las mujeres.


Más de un siglo después de que, en 1909, se celebrara por primera vez el Día de la Mujer en los Estados Unidos de América, desde el Movimiento por la Paz – MPDL queremos celebrar los numerosos avances logrados a nivel mundial en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. En efecto, en una fecha tan señalada como hoy, resulta más necesario que nunca recordar cómo, de forma progresiva y gracias al esfuerzo de miles de personas, numerosas mujeres de todo el mundo han ido adquiriendo y disfrutando de derechos fundamentales que durante demasiado tiempo les habían sido negados. El derecho a la educación, al voto, a la sanidad, a la igualdad ante la ley, a decidir sobre su propio cuerpo y su propia vida, etc. constituyen hitos logrados a base de lucha y compromiso por la dignidad del ser humano.

En este sentido, el Movimiento por la Paz quiere realizar un reconocimiento expreso de la labor diaria y anónima de tantas y tantos activistas que, tanto en España como en el conjunto de países del globo, han trabajado y trabajan sin descanso por la igualdad entre hombres y mujeres.

No obstante, el Día Internacional de la Mujer tiene que servir de altavoz para alertar de los numerosos retos por conseguir en el camino a la igualdad entre hombres y mujeres. En pleno siglo XXI, son todavía demasiadas las mujeres de todo el mundo que sufren discriminación y abusos. Se estima que aproximadamente 7 de cada 10 mujeres del mundo son víctimas de violencia por cuestión de género. Una violencia que, en diferentes formas y contextos, se reproduce día a día a nivel global, causando un efecto especialmente negativo en términos de desarrollo humano no solo de las mujeres, sino del conjunto de comunidades y sociedades de las todas y todos formamos parte.

Resulta, por ello, más necesario que nunca reclamar de los Gobiernos, los organismos internacionales y el conjunto de actores de la sociedad civil que actúen de forma firme y coordinada para establecer los mecanismos adecuados en pro de la igualdad entre hombres y mujeres. Solo de esta forma podremos seguir avanzando en el camino de la igualdad, la justicia y la protección y garantía efectiva del cumplimiento de los derechos de las mujeres.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario