El C.U.T. desconvoca las jornadas de huelga de los días 16, 17, 18, 19, 20 y 21 de febrero de 2013 en el Ayuntamiento de Leganés

19 febrero, 2013

Después de las diferentes asambleas celebradas durante la jornada del jueves 14 de febrero, y a propuesta del CUT, se ha decidido un cambio de estrategia, en la forma de enfocar el conflicto.


No nos queda nada claro a qué viene este nuevo rumbo, después de unos datos impresionantes de los dos días de huelga: ¡un 95 % de paro en la plantilla!, ¡con una caja de resistencia de 6000 euros!, para solventar cualquier problema económico.(Seríamos la envidia de cualquier sector en lucha). No entra en la cabeza parar ahora, en este preciso momento, la huelga. Creemos que no se puede lanzar una lucha tan importante y frenar de golpe. Tras haber conseguido lanzar a la Corporación un mensaje clarísimo de que esta plantilla está unida, está decidida, está organizada y tiene el apoyo de los ciudadanos, para exigir la readmisión de los 38 despedidos; tras todo ese logro,… ¿Ahora cuál es el mensaje que pretendemos trasmitir a la corporación?: ¿Miedo?

En toda movilización el manejo de los tiempos es clave para el éxito. Las ideas aportadas por el CUT, podrían tener sentido como complemento, o con posterioridad a la huelga, pero no como sustitución de la misma. Ahí es donde vemos que se puede estar cometiendo un error fundamental. Esas propuestas podrían ser útiles para continuar con las movilizaciones si el Ayuntamiento siguiera con su mutismo, pero no en este preciso momento, porque, vamos a ver:

¿Qué significan estas propuestas?:

1º Reivindicaciones en la calle y acercamiento al ciudadano: Ya lo estamos haciendo. Constantemente, además informamos a nuestros usuarios -en nuestro tiempo libre- del problema que tenemos y de quién es el responsable. ¿De verdad alguien considera que esta medida puede equipararse al impacto de una huelga como la que hemos hecho?

2º “El día de no huelga”: Que lo aporten los que les tocan servicios mínimos o no pueden hacer huelga por motivos legales. El concepto de no huelga puesto como ejemplo y practicado en un reducido sector sanitario tuvo un brevísimo recorrido y responde a su particular situación, pero no encaja, en absoluto, con nuestro caso. Sin desestimar este tipo de acciones, quizás podemos esperar que alguien lleve en otra ocasión una creativa propuesta de “telehuelga”, donde nos ofrecerán todos los servicios propios para realizar una huelga sin ninguna molestia, eso sí. Fuera bromas, no queremos faltar al respeto a las asambleas que han aprobado este asunto, pero ello hubiera requerido mayor reflexión.

3º Acciones que hagan patente la incapacidad de gestión del equipo de gobierno: Muy bien, ¿Pero qué tiene que ver esto con parar una huelga?, Además, si son incapaces lo que debemos pedir es que se larguen, a ver quién los contrata en la empresa privada.¿No?

Al margen del análisis de estas propuestas, es preciso señalar que faltó un requisito esencial para cambiar un calendario y una estrategia de movilización que llevó su tiempo consensuar entre la plantilla: La falta de información previa a la convocatoria de las asambleas. No se puede cambiar toda una estrategia montada en asambleas anteriores, sin informar anteriormente a la plantilla: primero, para que exista un debate previo; segundo, para que no nos pille desprevenidos, generando tal desconcierto, por no decir cabreo, quedando la sensación de que nos habían dejado a los trabajadores al margen de esta desmovilización que no ha salido de la base.

Nos queda el sentimiento de haber perdido esta guerra, después de ganar la batalla, pues no se puede retirar la infantería en mitad de ella. Sentimos que dos días de huelga no hayan servido para nada, por una pobre gestión del impacto enorme de la misma.

No somos pesimistas, ni pensamos abandonar la lucha por los compañeros despedidos, ni por la negociación del convenio colectivo, pero sí que mostramos nuestra disconformidad con este cambio de rumbo que creemos perjudicial para nuestros intereses como trabajadores.

No nos vale la facilota respuesta que no todos iban a secundar cuatro días de huelga, ya sabemos que la solidaridad con los demás, para algunos tiene un limite económico y para otros ni tan siquiera esto, pero también sabemos que el esfuerzo de la mayoría beneficia a todos como colectivo.

Esperamos equivocarnos en este análisis y que la nuevas medidas tengan éxito.

Colectivo de Trabajadores/as de CNT en el Ayuntamiento de Leganés.
Federación Comarcal Sur-Villaverde CNT
fcs-villaverde.cnt.es

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario