Balance del 14N y perspectiv​as de futuro: Hacia la próxima Huelga General

27 noviembre, 2012

Desde el Grupo de Trabajo de Economía Sol valoramos de manera positiva la participación en los piquetes informativos y en las continuas movilizaciones celebradas durante las 24 horas de Huelga General del 14 de noviembre, una jornada histórica por tratarse de la primera huelga internacional del sur de Europa.
Es destacable que una buena parte de los trabajadores se siente cohibida a la hora de hacer huelga por diferentes motivos:


http://madrid.tomalaplaza.net/2012/11/25/balance-del-14n-y-perspectivas-de-futuro-hacia-la-proxima-huelga-general/

Desde el Grupo de Trabajo de Economía Sol valoramos de manera positiva la participación en los piquetes informativos y en las continuas movilizaciones celebradas durante las 24 horas de Huelga General del 14 de noviembre, una jornada histórica por tratarse de la primera huelga internacional del sur de Europa.
Es destacable que una buena parte de los trabajadores se siente cohibida a la hora de hacer huelga por diferentes motivos:

 Campaña brutal desde los medios de comunicación y el Gobierno en contra del ejercicio de este derecho constitucional, manipulando el “derecho al trabajo” para convertirlo en “derecho (obligación) de ir a trabajar (ese día)”, haciendo que los trabajadores asimilen como propios los deseos y las consignas de los empresarios.

 Argumentos intimidatorios y contradictorios, como cifras infladas sobre el coste en millones de euros o la efectividad de la huelga en confrontación con los objetivos a conseguir.

 Amenazas directas o indirectas de los superiores, o estigmatización si se hace la huelga.

 Precariedad laboral bajo la amenaza de la no renovación.

 Hacer la huelga supone un esfuerzo económico, máxime en este contexto de incertidumbre en que se ha alcanzado un 25% de desempleo.
En definitiva, en España no existe ni derecho a la huelga, ni derecho al trabajo digno. Pese a esto, la huelga del 14N ha sido un éxito de afluencia y paro de la actividad económica, y a ello ha contribuido el 15M.

El trabajo previo de concienciación que han realizado en este año y medio las asambleas populares del 15M en barrios y pueblos, unido a una cada vez mayor relación con aquellos colectivos y organizaciones dispuestos a trabajar de manera asamblearia y horizontal, ha logrado que tanto la huelga del 29 de marzo como la del pasado 14 de noviembre hayan recuperado el espíritu de agitación que se había perdido desde hacía décadas.

La huelga ya no es sólo sindical, sino que es una huelga popular donde asalariados, parados, estudiantes, autónomos, etc., que conforman la clase trabajadora, toman como excusa la huelga de los sindicatos para salir y paralizar la actividad, y de esta manera defender sus derechos, no sólo los propios, sino también los de aquellos que no han podido hacer la huelga, a través de piquetes populares que recorren la ciudad y toman el espacio público para visibilizar el malestar de la población.
¡Sí se puede! aunque en esta última huelga hayamos experimentado un aumento considerable de la represión, con agresiones policiales a niños; brutales palizas a manifestantes; cargas y detenciones en desahucios producidos por la mañana; conducción temeraria de las furgonetas de antidisturbios, que en Barcelona han tenido como resultado un Mosso atropellado por sus colegas de profesión; disparos de balas de caucho macizo que en Barcelona han causado la pérdida de un ojo a una de nuestras compañeras, y cacerías realizadas por policías infiltrados a últimas horas del día, especialmente en los alrededores de la plaza de Neptuno en Madrid.
La única vía que les queda para callar al pueblo unido es la represión violenta y ése es el camino que estamos viendo seguir a nuestros dirigentes.
¡CADA VEZ SE APOYAN MENOS EN EL PARLAMENTO Y MÁS EN LAS PORRAS Y EN LAS BALAS DE CAUCHO MACIZO!
Compañeros y compañeras, el gobierno sólo podrá aplicar sus medidas de ataque contra nuestras vidas si no encuentra resistencia en la población, si no nos manifestamos, si no salimos a la calle, si no les mostramos nuestra indignación. La suerte no está echada, sino que depende de que nuestras protestas sean lo más contundentes posible.
Gobierno y patronal quieren inocularnos el virus del miedo para que seamos esa “mayoría silenciosa” obligada a obedecer mientras ellos dan miles de millones de euros a la banca y nos dejan sin servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación, pero la respuesta popular en las calles está siendo ejemplar. Sin temores. Esta huelga ha sido secundada por más trabajadores que la anterior, y la siguiente lo será por más trabajadores todavía, porque la situación es cada vez más insostenible.
En este sentido, desde Economía Sol manifestamos nuestra solidaridad con las personas detenidas y heridas durante y tras la huelga general, y queremos mostrar, además, todo nuestro apoyo a aquellas que, tras las agresiones policiales, resistieron de manera activa protegiendo al resto de compañeros con todos los medios a su alcance.

Nuestra solidaridad también va con los trabajadores que hicieron la huelga, por nutrir la protesta. Con los piquetes y con aquellos que fueron a las manifestaciones inundando las calles con la dignidad del pueblo. Por todo esto, creemos que cada acto de represión es una prueba más de que les estamos haciendo cada vez más daño y una demostración más de que el camino es la unión y la lucha.
Nuestro más profundo desprecio a los antidisturbios y a sus secuaces, culpables de la degradación de nuestras condiciones de vida, a los banqueros y demás criminales que chantajean, sobornan a la población y dejan a la gente sin casa, y a los empresarios que amenazan a sus trabajadores, ignorantes que no se dan cuenta de que pronto nadie tendrá suficiente salario para comprar sus productos.

¡A POR LA PRÓXIMA HUELGA GENERAL!
¡SI LUCHAMOS PODEMOS PERDER, SI NO LUCHAMOS ESTAMOS PERDIDOS!

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario