Rusia: Libertad de expresión en peligro

28 septiembre, 2012

El Tribunal ruso que condenó a dos años de prisión a tres de las integrantes del grupo punk feminista Pussy Riot todavía tiene la oportunidad de liberarlas. El pasado 17 de agosto, Maria Alekhina, Ekaterina Samutsevich y Nadezhda Tolokonnikova fueron condenadas a dos años de cárcel por cantar la canción Virgen María, líbranos de Putin.

Los abogados de las jóvenes apelaron la sentencia y las tres mujeres volverán a sentarse en el banquillo el 1 de octubre en la vista de esta apelación. Ese día el Tribunal podrá ratificar la sentencia, reducirla o anular la resolución judicial, poniéndolas en libertad.

“La condena a las Pussy Riot es un duro golpe a la libertad de expresión y un síntoma del incremento de las restricciones que se están imponiendo sobre este derecho en el país”, señaló Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España (AI).

Campaña contra la disidencia
Amnistía Internacional ha denunciado en diversas ocasiones que en respuesta a la ola de protestas que han acompañado a las recientes elecciones presidenciales y parlamentarias, se han introducido una serie de medidas que restringen la libertad de expresión y de asociación en un intento de disuadir y deslegitimar a la disidencia.

A lo largo de 2012, las autoridades rusas han puesto en marcha reformas legislativas que limitan aún más el derecho de asociación, reunión, manifestación y concentración, o que imponen nuevos y estrictos controles a las Organizaciones No Gubernamentales que reciben financiación internacional.

La canción Virgen María, líbranos de Putin se interpretó el pasado 21 de febrero en la catedral ortodoxa de Cristo Salvador de Moscú, una acción enmarcada en acciones de protesta contra Vladimir Putin, durante el periodo previo a las elecciones presidenciales del pasado mes de marzo.

Las tres integrantes del grupo fueron acusadas formalmente de “vandalismo basado en el odio religioso” en un juicio del que Amnistía Internacional destacó que estuvo cargado de motivación política.

“Amnistía Internacional considera a las tres mujeres presas de conciencia, detenidas y condenadas únicamente por la expresión pacífica de sus creencias, por ello pedimos su liberación inmediata e incondicional”, destacó Esteban Beltrán.

Representantes de Amnistía Internacional España se reunieron ayer con la Embajada de la Federación Rusa e hicieron entrega de más de 38.000 firmas que pedían la liberación de las cantantes. La organización valora positivamente el compromiso de la administración rusa para seguir dialogando con AI, pero muestra su preocupación por la falta de reconocimiento por parte de ésta, de que la libertad de expresión está en peligro en Rusia.

Free Pussy Riot
La imagen de las integrantes de Pussy Riot con capuchas de colores se ha convertido en un símbolo de la libertad de expresión en el mundo. Amnistía Internacional ha reunido hoy frente a la Embajada de Rusia en Madrid a cerca de 100 activistas y simpatizantes de la organización con capuchas de colores para pedir su liberación.

El acto estuvo arropado por distintos autores y cantantes españoles como José Battaglio, Nacho y Javier Campillo (Tam Tam Go), Julio Castejón (Asfalto), Bernardo Fuster, Sabino Méndez (Loquillo y los Trogloditas), Luis Pastor, Miguel Ríos, e Ismael Serrano, entre otros.

Más de 200 personalidades de la cultura rusa mostraron su apoyo con las detenidas. Al igual que distintas figura internacionales de la música, de la política y de la cultura, entre ellas, Sting, Madonna, Yoko Ono, Bjork y recientemente, la Nóbel de la Paz, Aung San Suu Ki han pedido su liberación.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario