Desarticulada una de las mayores redes de venta de droga de la comunidad china

27 julio, 2012

– Hay 67 detenidos, 33 por tráfico de drogas y crimen organizado y 34 por extranjería

 Se han incautado cuatro kilos de pastillas, entre ellas una nueva droga, Kai Xin Guo

 Introducían la droga por carretera desde Holanda camuflada en envases de zumo

 El ‘Kai Xin Guo’ o 17 horas de ‘farra’


F. Javier Barroso Madrid 26 JUL 2012 – 16:44 CET


China y Holanda eran los países
de origen de las drogas que vendían una de las principales
redes de introducción y distribución de estupefacientes
entre la comunidad china de Madrid, y que ahora ha sido desarticulada
por la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación.
La Operación Ice —como uno de los psicotrópicos
que vendían— ha concluido con la detención de 67
personas, la incautación de 4,5 kilos de drogas, cuatro armas
de fuego y seis coches de alta gama en los que transportaban las
drogas, entre otros efectos, ha informado esta mañana el jefe
superior de Policía, Alfonso Fernández Díaz.



De los 67 detenidos, 33 están
acusados de tráfico de drogas y crimen organizado y 34 por
infracciones de extranjería. Todos los arrestados tenían
ya antecedentes policiales por hechos similares. Además, se
han llevado a cabo 17 registros en el distrito madrileño de
Usera y en los municipios de Parla y Leganés. La red
distribuía la droga en karaokes y prostíbulos, en
especial en dos karaokes, El Cielo y el Mundo, un pomposo karaoke
situado a las afueras de Parla en el que se han producido asesinatos,
tiroteos, peleas multitudinarias y redadas; y Uanma en Leganés,
escenario también de registros y detenciones en el pasado.



Los agentes se han incautado de una
nueva droga denominada Kai Xin Guo, un potente psicotrópico
prácticamente desconocido en España. Es una
benzodiacepina que genera una fuerte dependencia y un gran deterioro
físico a los consumidores. De gran popularidad en la comunidad
oriental, el precio de la dosis puede triplicar al de la cocaína
(unos 100 euros la dosis). En China se comercializa de forma legal
como un medicamento, pero en otros países su distribución
está prohibida al ser considerado como un potente
estupefaciente que requiere cada vez dosis mayores para mantener los
efectos iniciales. El consumidor puede pasar hasta 12 horas colocado
tras su consumo.



También tenían en su
poder MDMA, 1,9 kilos de ice o cristal —una variedad de la
metanfetamina—, 2,7 kilos de ketamina —un anestésico
usado por los veterinarios con gran potencial alucinógeno—
y 1.000 pastillas de éxtasis. También han intervenido
cuatro armas de fuego, catanas, varios machetes, 25.000 euros en
efectivo, seis coches en alta gama y balanzas de precisión
para las drogas.



La investigación se inició
a mediados del año pasado y se ha desarrollado en dos fases.
La primera, se saldó con el arresto de 12 personas por venta
de drogas a pequeña escala. Su cabecilla fue detenido en
Holanda cuando trataba de introducir, por avión, un cargamento
de pastillas en España. La organización se recompuso a
través de un nuevo líder, Da Shung, de 37 años,
que además del tráfico de drogas también se
dedicaba a introducir a personas de origen chino de manera ilegal en
España.



El nuevo jefe cambió el modus
operandi y, para evitar los aeropuertos, traía la droga de
Holanda oculta en botes de zumo dentro de vehículos de alta
gama, con los que se intentaba pasar desapercibidos como si fueran
representantes internacionales en viaje de negocios.



La forma de actuar de la banda era
siempre la misma. El jefe de la banda viajaba en avión a
Holanda y pagaba en efectivo la droga que uno de sus lugartenientes
recogía en coche y transportaba por carretera a España.
En especial, adquirían pastillas de éxtasis y
anfetaminas. De China, y a través de correo postal,
introducían ketamina y Kai Xin Guo. “Siempre movían
pequeñas cantidades de droga, no más de un kilogramo.
De esta forma, el mercado siempre estaba abastecido y adoptaban
grandes medidas de seguridad, en caso de ser detenidos”, ha
reconocido el jefe superior de Policía.



Una vez que llegaba a Madrid se
distribuía en karaokes, sobre todo en El Cielo y El Mundo, de
Parla, y Uanma de Leganés, además de clubes de
prostitución de la comunidad china. “Esta organización
solo vendía entre sus compatriotas y tenía muy bien
establecidos los canales de distribución”, ha precisado
la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes.



“La organización había
conseguido colocar a personas de confianza dentro de los karaokes que
se encargaban de distribuir las drogas y hacerse con el mercado”,
ha destacado por su parte el inspector del Grupo V de la Brigada
Provincial de Extranjería y responsable de la organización,
Agustín Sánchez.

El ‘Kai Xin Guo’ o 17 horas de ‘farra’


Pastillas de Nimetazepam, de la página de la DEA.

El Kai Xin Guo es una droga que no se ha comercializado
en España fuera de la comunidad china. Su compuesto es la
nimetazepam, una benzodiacepina de la misma familia que el diazepam
(Valium) y lorazepam (Orfidal), entre otras. En Japón y China
se comercializa como un medicamento con el nombre de Erimin. Se
prescribe generalmente como tratamiento contra el insomnio. Posee
propiedades hipnóticas, anxiolíticas, sedantes,
relajante de los músculos esqueléticos.

Cuando se toma como vía oral, tiene una gran absorción
intestinal, lo que la convierte en las más rápidas en
hacer efecto y en actuar de las benzodiacepinas. Es decir, en 15 ó
30 minutos pueden sentirse ya los resultados y tarda una media de
unas 17 horas en desaparecer. A veces pueden durar hasta un día
entero, según diversos estudios médicos.

En los países orientales es consumida especialmente por
personas adictas a las anfetaminas y a los opiáceos. El
nimetazepam se encuentra dentro del Capítulo IV de la
Convención de Sustancias Psicotrópicas de 1971.




No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario