Bruselas vigila la ‘boina’ de Madrid

24 julio, 2012

Bruselas vigila de cerca la boina de contaminación que cubre la capital y que también se deja notar en otros municipios de la región como Coslada y Leganés.



El Parlamento Europeo ha decidido mantener abierta una denuncia
(petición, en vocabulario comunitario) presentada
por Equo
a la comisión de Peticiones de la cámara.
Ve en ella indicios de que se pueda estar infringiendo alguna ley
europea, señala una portavoz de la institución. Equo
considera que tanto la Comunidad como el Ayuntamiento infringen la
directiva 2008/50 por los niveles de contaminación que se
registran habitualmente en la región, los cuales superan los
máximos permitidos y han obligado a pedir prórrogas a
la Comisión Europea para ganar cinco años —el
cumplimiento es obligatorio desde 2010— y evitar una posible
sanción. 


El País

Equo denuncia que el Ayuntamiento de Madrid cambió de lugar
las estaciones de medición para maquillar
los datos de contaminación
, critica su “inacción”
y considera que el plan de calidad del aire recientemente aprobado
“es insuficiente”. En el caso de la Comunidad de Madrid,
que en
2010 superó los límites de dióxido de nitrógeno
en Coslada y Leganés
, la formación ecologista
considera que la subida de las tarifas del transporte público
desincentivará su uso y “promocionará el coche
privado aumentando aún más los problemas de
contaminación”. Con esos argumentos se presentó
Juan López de Uralde, secretario general de Equo, en el
Parlamento Europeo el pasado día 12. El representante de la
Comisión Europea, que es la que tiene poder ejecutivo y
sancionador, pidió al Parlamento que mantuviera la petición
abierta.

La Comisión Europea decidirá dentro de unos meses si
concede las prórrogas
que pidió el Ayuntamiento de Madrid
hace unas semanas y la
Comunidad de Madrid a finales de diciembre
—para dos zonas:
Corredor del Henares (por Coslada) y Urbana Sur (por Leganés)—
para tratar de ganar tiempo y retrasar hasta 2015 la obligación
de no superar los límites que marca la legislación
europea para el dióxido de nitrógeno, un gas irritante
de las vías respiratorias que procede principalmente del
tráfico y, más en concreto, de los diésel. La
Comisión acaba de denegar la prórroga a Barcelona

—la solicitó en septiembre de 2011, junto con Palma y la
zona de Vallès-Baix Llobregat— porque considera que no
ha demostrado que vaya a poder cumplir los límites en 2015. La
Comisión tampoco aceptó las moratorias que le pidió
España por otro contaminante, las partículas en
suspensión, y denunció al Estado ante el Tribunal de
Justicia de la UE, que aún está dirimiendo el caso.


El País

“Si las ciudades con problemas de contaminación no
establecen zonas de bajas emisiones como ya han hecho 195 localidades
de toda Europa, Bruselas no les va a conceder ninguna prórroga”,
opina Xavier Querol, investigador del Consejo Superior de
Investigaciones Científicas y colaborador en la redacción
de la directiva comunitaria que ahora incumplen, entre otras,
Barcelona y Madrid.

Ninguna ciudad española cuenta aún con estas zonas,
al menos tal
y como se definen en el resto de Europa
. Constituyen áreas
geográficas delimitadas en las que se impide el acceso a los
vehículos más contaminantes. Pese a que Madrid llama
“zona de bajas emisiones” al centro de la capital, las
medidas de su plan
de calidad del aire
se limitan a cobrar
un 10% más por aparcar
y aumentar en una hora el horario
de pago en los parquímetros, además de renovar
la flota de autobuses
que circula por la zona. Un plan anterior,
de 2006, sí preveía
cerrar el centro a los coches más sucios
, pero nunca ha
llegado a ponerse en marcha. El plan de calidad del aire que elaboró
el anterior Ministerio de Medio Ambiente incluía
las zonas de bajas emisiones
tal y como funcionan en Europa, es
decir, delimitando áreas en las que se prohíbe circular
a los coches que emiten más NO2. El plan está
actualmente “en revisión”.




Elena
G. Sevillano
/ El País





No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario