Donde entran tres, entran cuatro. La ley del embudo

28 mayo, 2012

Jesús Gómez, acérrimo defensor de los recortes neoliberales del Partido Popular y en un alarde de patriotismo ante la situación de crisis en el Estado, como primera medida de ejemplo de “políticas de austeridad y ahorro” se erigió como protagonista del pregón de las fiestas de Leganés del año pasado, donde alardeó de los reajustes en el gasto de las mismas.


A ello le han seguido la supresión de la ayuda de 400 euros para familias del municipio sin ingresos; el regalo de una parcela de suelo público valorado en 33 millones a una empresa religiosa cercana al Opus Dei para construir un colegio privado; sus pasos para disminuir y despedir a parte de la plantilla del Ayuntamiento, la reducción de la inversión en las instalaciones deportivas de La Fortuna; por no hablar del gran interés que ha puesto por el proyecto privado EuroVegas.

Unas medidas que con la excusa de la crisis, van camino de la eliminación y total privatización de los servicios públicos que nos quedan. No se ha cansado de demostrarlo y defenderlo; ya lo decía en las tribunas digitales de la extrema derecha cuando hacía carrera política “…reliquias del colectivismo… desprendámonos de esta nociva reliquia garantizando a través de los impuestos los derechos pasivos de los que ya han cotizado y empecemos de nuevo con un sistema más justo y saneado, donde cada cual se responsabilice de su salud y de la provisión para su ancianidad. Nos va el futuro en ello…”
Pero a pesar de sus críticas a lo que denomina él “el rancho de lo público”, en estos días ha salido a la luz que su jornal no solo se nutre del sueldo como alcalde, 72.600 euros. Sino que además, cobra 18.214 como parlamentario autonómico; 3.846 como consejero de Caja Madrid y 16.200 como miembro del Consejo de Administración de Bankia Fondos. Un total de 4 sueldos que ascienden a 110.860 euros al año. Lo que le convierte en el regidor mejor pagado y el quinto político mejor remunerado de todo el país con dinero público.

Y en una situación donde el paro en Leganés afecta a 18.280 vecinos y vecinas, alrededor del 10% de la población total del municipio y cerca de un 20% de la población activa de la ciudad.
Y mientras, nos suben la luz, el gas, las medicinas y el transporte. Y con una reforma laboral que más que ayudar a salir de la crisis, fomenta el desempleo y las contrataciones precarias.

Entre las biografías afines que podemos encontrar del alcalde de Leganés, rezan que nunca pensó en dedicarse a la política pero ahora que está dentro, lo mejor que puede hacer “es ser lo que siempre ha sido: un hombre honesto consigo mismo y con los demás”.

Jesús Gómez exige austeridad para los demás, pero no para él.
La pregunta que se le debe de hacer al alcalde es ¿para qué y para quién gobierna?.

Así como exigirle que deje de cobrar esos sueldos no-mileuristas.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario