Los estudiantes de Medicina críticos con los conflictos de interés

10 marzo, 2012

Esta mañana he estado en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Se ha celebrado una nueva jornada organizada por Farmacríticxs, organización de estudiantes de Medicina que realizan una juiciosa crítica a la industria farmacéutica. Es un movimiento necesario y novedosos, una pediatra que sigue este blog me comentaba que ojalá cuando ella estudiaba hubiera existido algo similar y alguna otras intervenciones de profesionales sanitarios ya curtidos iban en la misma línea.


Me parece destacable que el médico Enrique Gavilán haya ahondado en la necesidad de declarar los conflictos de intereses que están comiéndose la credibilidad de la Medicina de la Ciencia e incluso del Periodismo -como comentaba en el descanso con Rafa Bravo, otro médico y bloguero, y otras profesiones en los que son muy acusados. Gavilán dijo que es tiempo de apostar por la transparencia e independencia de todos los agentes y que estos valores han de ir de la mano, no vale tampoco con sólo declarar los conflictos de interés y luego decir o escribir lo que uno quiera escudándose en ello. La independencia hay que demostrarla. Uno de los casos flamígeros de conflictos de interés que se ha producido hace unas semanas es el denominado Condrogate y el galeno ha aprovechado para explicarlo.

Enrique ha criticado las guías de práctica clínica que son los manuales con los que los médicos encaran una enfermedad y que en muchos casos están llenas de conflictos de interés. En ocasiones son demasiado rigurosas y derivan en una medicina más parecida a una cadena de montaje y se ha preguntado ¿dónde queda el arte de la Medicina? Estas guías promueven, por lo general, la medicalización. Jesús Lozano, médico y director de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (OMC) ha sido muy crítico, como no podían ser de otro modo: “los médicos tenemos que denunciar el “tarugazo”. También ha recordado que de los cinco asesores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el asunto de la Gripe A tres de ellos tenían conflictos de interés del mayor grado con los laboratorios fabricantes de las vacunas y que así pasó lo que pasó con la pandemia inexistente y la compra de millones de dosis de vacunas y antivirales por los estados. También se ha comentado que se puede mantener la independencia aunque las empresas te financien una actividad y es cierto es algo que va en la persona, aunque no es fácil, hay que tener las ideas muy claras.

Los conflictos de interés hay que hacerlos públicos, comentar que no conlleva ningún compromiso recibir financiación por la vía que sea de una o varias empresas y que lo necesitamos económicamente. Eso dijo Lozano y me parece razonable. No me gustó su anera de hablar del Código Deontológico de Farmaindustria, como si fuera la panacea, luego lo matizó a instancia del joven y crítico auditorio. Es un avance de la industria, interesado por supuesto pero avance, aunque continúa incumpliéndose, como debe de saber el señor Zamarriego. Pero hay que dejar claro que no es vinculante desde el punto de vista legal para ello ya están el Código Penal y la Ley del Medicamento que prohíben taxativamente las dádivas a los médicos del sistema sanitario público por parte de privados.

Las intervenciones posteriores de los estudiantes fueron muy buenas:

-Se preguntaron sobre el grado de corrupción que acepta un país, que en Francia, por ejemplo no es el mismo que en el nuestro.

-Uno de ellos reinvindicó que “somos persona y luego médicos y somos pacientes además de médicos y compañeros de otros profesionales sanitarios como las enfermeras” y quiso rebajar el proselitismo que a veces se da entre los médicos y su corporativismo.

-Que la formación de los profesionales sanitarios no sea ofrecida por las industrias del ramo.

Así que entretenida la mañana y prometedor el futuro que dibujan estos jóvenes estudiantes de Medicina. Ánimo con ello.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario