La igualdad, una lucha diaria contra la injusticia

8 marzo, 2012

Como cada ocho de marzo, el Movimiento por la Paz -MPDL- se suma a la celebración internacional del día de la mujer para hacer un reconocimiento a la lucha diaria de miles de personas que en todo el mundo trabajan por la igualdad entre hombres y mujeres.


En una fecha tan especial como es el Día de la Mujer Trabajadora queremos celebrar y valorar los pasos dados por miles de mujeres en su lucha por la igualdad y la garantía de los derechos fundamentales, que durante mucho tiempo les fueron negados a las mujeres, como el derecho a la educación; la sanidad; la igualdad ante la ley; el derecho al voto; el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y su propia vida… Se hace imprescindible recordar y valorar en su justa medida el enorme esfuerzo con el que cada día millones de mujeres de todo el mundo han contribuido y contribuyen con pequeños pasos a la promoción del desarrollo y la paz global.

Desde el Movimiento por la Paz, hoy queremos felicitar, entre otras, a las mujeres de Colombia que promueven la protección, reparación y restablecimiento de los derechos de sus comunidades afectadas y desplazadas por el conflicto interno; a las mujeres de Guatemala, que día a día trabajan contra la violencia, promoviendo fórmulas alternativas de construcción de ciudadanía y convivencia pacífica; a las mujeres de Jordania, Líbano y Territorios Ocupados Palestinos, que protegen a sus familias y comunidades, y promueven vías pacíficas de resolución del conflicto; a las mujeres de Malí y Níger que promueven la salud materno-infantil y el acceso al agua y la alimentación de sus comunidades; a las mujeres de España que trabajan por el disfrute de los derechos económicos, sociales y políticos de las mujeres, en igualdad de condiciones… a todas ellas, nuestra felicitación y agradecimiento por su esfuerzo; su trabajo constante; su compromiso con el entorno y sus ganas de vivir en un contexto de igualdad. Ellas son hoy nuestra referencia de la mujer trabajadora que, a pesar de las injusticias a las que tiene que hacer frente, se ha convertido en un importante motor de desarrollo económico y social, y en una agente de construcción de paz y de promoción de los derechos humanos en muchas regiones del planeta.

Sin embargo, a pesar de los avances conseguidos hasta hoy, la situación de la mujer sigue siendo preocupante en términos de desigualdad y discriminación. Estamos en un camino en el que todavía nos quedan muchos kilómetros por recorrer. Un camino en el que no nos podemos parar, por esto, desde el Movimiento por la Paz queremos hacer un llamamiento a los gobiernos, a los organismos internacionales, a los medios de comunicación y a la sociedad civil para que actúen de forma firme y coordinada, y establezcan los mecanismos adecuados que cada uno tenga a su alcance para seguir avanzando en este camino de la igualdad, la justicia y la protección y garantía de los derechos de las mujeres.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario