Save the Children alerta de que numerosas decisiones judiciales en casos de violencia de género no tienen en cuenta la condición de víctimas de los hijos

25 noviembre, 2011

Madrid, 24 de noviembre de 2011. Save the Children insiste en la urgencia de atender a la situación específica de los niños y niñas expuestos a la violencia ejercida contra sus madres, así como de garantizar una respuesta adecuada por parte de los poderes públicos. En concreto, quiere llamar la atención sobre tendencias preocupantes detectadas en el ámbito judicial.


Tras analizar 200 sentencias relativas a custodia y régimen de visitas, en el marco de una investigación realizada para el Ministerio de Sanidad, Política Social e Iguldad, Save the Children concluye que la violencia de género no es un factor determinante en las decisiones relativas a custiodia y régimen de visitas y no se atiende de manera prioritaria al interés superior de los hijos e hijas.

Según los datos analizados, las Audiencias Provinciales tardan de media un año en resolver los recursos sobre la custodia y el régimen de visitas en casos de violencia de género, lo que afecta de manera decisiva a las relaciones de los niños con sus padres.

Además, aunque la violencia de género se tiene en cuenta a la hora de atribuir la custodia por parte de los tribunales, no influye en la misma medida al establecer el régimen de visitas. Una de cada cuatro sentencias recurridas de los Juzgados de Violencia contra la Mujer establece un régimen de visitas ordinario con recogida y entrega de los niños en el domicilio, sin que se especifique si la violencia de género ha sido tenida en cuenta como un factor relevante en la adopción de estas decisiones.

Save the Children alerta también de que el Ministerio Fiscal no ejerce un papel suficientemente activo en la defensa del interés superior del niño. En la mayoría de los casos no figura su posición sobre las decisiones en estos procesos.

“Es imprescindible que las decisiones judiciales estén orientadas a garantizar el interés superior de los niños y niñas implicados. Esta garantía es una obligación que debe primar en la actuación de jueces, fiscales, abogados, forenses y equipos psicosociales”, explica Yolanda Román, Responsable de Incidencia Política de Save the Children.

Pero no solo el ámbito judicial debe velar por el interés superior del niño en los casos de violencia de género, Save the Children ha denunciado en sus últimos informes que los sistemas actuales de protección y atención a las mujeres maltratadas no consideran a los hijos e hijas como víctimas y no ofrece respuestas específicas y especializadas para ellos.

“Los niños y las niñas son víctimas de la violencia ejercida contra sus madres porque la Convención de derechos del niño les reconoce el derecho a crecer y desarrollarse en un entorno libre de violencia. Convivir diariamente con este tipo de violencia, aunque no sea ejercida directamente contra ellos, supone una violación de este derecho y tiene graves consecuencias en su vida y desarrollo”, añade Román.

Save the Children ha pedido al próximo Gobierno que la primera ley de la próxima legislatura sea una Ley integral de medidas para combatir la violencia contra la infancia, en todas sus formas, incluida la exposición a la violencia de género. Por violencia se entiende el daño causado al niño, por acción u omisión, descuido o trato negligente, que puede afectar al desarrollo físico, psíquico, emocional o social del niño.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario