El alcalde, Jesús Gómez, asegura que “los presupuestos de 2012 se van a ajustar a la realidad y no gastaremos más de lo que ingresamos bajo ningún concepto”

9 noviembre, 2011

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez, acudió en la mañana de ayer como invitado a los ‘Desayunos de Servimedia’, espacio que esta agencia informativa dedica a entrevistar a personajes relevantes de la vida política española y por el que anteriormente han pasado distintos ministros del Gobierno de la Nación y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, entre otros.


• “El objetivo principal es no incurrir en déficit, que va a ser lo más difícil; pero se puede conseguir reduciendo gastos que no son de primera necesidad, como ya estamos haciendo”

• “Bajaremos el IBI y congelaremos, no subirá ni el IPC, el ‘numerito’ del coche; esto es la primera vez que sucede y hemos tenido el valor de hacerlo en plena crisis y cuando los ingresos caen”

• “Ni la reducción del presupuesto ni la bajada de los tributos va a afectar en modo alguno a ninguno de los servicios básicos que el Ayuntamiento presta a los ciudadanos”

El primer edil leganense, preguntado por los próximos presupuestos municipales, anunció las actuaciones prioritarias para el equipo de gobierno, “empezando por cumplir nuestro programa, por ejemplo extendiendo el sistema de contenedores soterrados a los barrios de los Santos y las Batallas o acabando la Biblioteca Central, que ya lleva demasiado tiempo en obras y que nos dejaron empantanada nuestros antecesores, además de reconstruir la Piscina Solagua que también nuestros antecesores abandonaron. Pero el objetivo principal es no incurrir en déficit, que va a ser lo más difícil. Vamos a bajar el presupuesto, pero más que bajarlo lo que vamos a hacer es ajustarlo a la realidad para no gastar más de lo que ingresamos bajo ningún concepto”. Gómez ha insistido en que “no sirve hacerse trampas al solitario, se trata de administrar mejor, y eso se puede conseguir, ya lo estamos haciendo, reduciendo gastos que no son de primera necesidad. Y lo que es más, eliminando circunstancias como el hecho de que haya trabajadores municipales que cobran cantidades correspondientes a categorías superiores a la suya, que es algo que hay que podar”.

El alcalde de Leganés ha recalcado que “hemos bajado el IBI a prácticamente todos los recibos para 2012, y el numerito del coche para turismos, motocicletas y ciclomotores ha sido congelado, ni siquiera aumentará el IPC. Es decir, que la inmensa mayoría de los vecinos de Leganés van a ver reducidos los tributos que pagan al Ayuntamiento en 2012. Esto es la primera vez que sucede, y hemos tenido el valor de hacerlo en plena crisis económica y cuando caen los ingresos, pero hay que intentar aliviar la situación de la gente. No obstante, quiero dejar claro que ni la rebaja del presupuesto ni esta reducción de los tributos va a afectar en modo alguno a ningún servicio básico de los que prestamos a los ciudadanos”.

Sobre la deuda actual del Ayuntamiento, Jesús Gómez ha recordado que “tenemos 42 millones de deuda bancaria, más 20 millones de remanente negativo y otros cuatro o cinco millones de déficit de este año, pero lo que más me preocupa son los pleitos urbanísticos por las expropiaciones de Leganés Tecnológico, que si salen adelante, lo cual es posible, pueden derivar en que el Ayuntamiento tenga que pagar otra cantidad, lo cual será otro problema a añadir, pues nos reclaman un total de 100 millones de euros”.

El regidor leganense ha querido dejar bien claro, al referirse al capítulo de personal, que “si el Ayuntamiento funcionaba en 2007 con cerca de 1.600 trabajadores, choca que ahora haya casi 1.800, cuando encima muchos de los servicios están externalizados. Estimo que sobra personal, entre ellos 100 o 120 de los 180 interinos que se contrataron en la última legislatura, pero esto no significa que se vaya a hacer un ERE como en Parla, por lo menos a corto plazo, porque nuestra situación no es tan catastrófica. Aun así, tenemos que evitar seguir inflando la plantilla, porque se come el 50% por ciento de los ingresos. Hay que estabilizarla y que poco a poco tienda a disminuir”.

Jesús Gómez ha asegurado también que “no tenemos ningún problema acuciante en cuanto a pagos a proveedores ahora mismo, aunque al principio tuvimos amenaza de corte de electricidad y también hay atrasos en pagos de la antigua empresa de comunicación Legacom, cuyo presupuesto se fundió en los cinco primeros meses del año”.

Hablando de proyectos de futuro, Jesús Gómez ha mostrado su deseo de “desarrollar la segunda fase del Parque Leganés Tecnológico, para que empiecen a instalarse más empresas, porque nuestra prioridad es el empleo. Tenemos uno de los mejores parques tecnológicos de España y hay que aprovecharlo. Además, vamos a implantar la ventanilla única empresarial, con el objetivo de que quien quiera poner en marcha una empresa o actividad económica, pueda resolver todos los trámites previos en un plazo máximo de tres meses”.

El alcalde de Leganés cree que “hay que plantearse qué queremos que hagan los Ayuntamientos, y dotarles financieramente de acuerdo a esas exigencias de gestión. Hay que definir claramente eso, porque si todas las administraciones hacemos de todo, no hay dinero suficiente para todos. Por ejemplo, los servicios sociales sí deben estar a cargo de los Ayuntamientos, pero para ello necesitamos financiación propia y a lo mejor habría que recuperar el espíritu de los tributos finalistas, porque las fuentes de financiación actuales no son suficientes para cubrir los servicios que tenemos que dar. Como ya he dicho alguna vez, los ayuntamientos somos gigantes en competencias, pero enanos financieros con pies de barro”.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario