El alcalde Jesús Gómez afirma que el Ayuntamiento, al clausurar ‘La Cubierta’, se ha limitado a aplicar la ley por motivos de seguridad

31 agosto, 2011

El alcalde de Leganés, Jesús Gómez, ha declarado en la mañana de ayer, al respecto de la clausura de la plaza de toros La Cubierta que llevó a cabo el lunes el Ayuntamiento, como medida cautelar por las múltiples deficiencias en materia de seguridad que presenta el recinto, que “el día 16 de agosto, cuando terminó la becerrada, que tenía que haber sido una corrida de rejones, se apagó la luz del recinto y no saltaron las luces de emergencia. Yo, que estaba presidiendo el festejo, bajé a averiguar qué había pasado y como me dieron una explicación peregrina que no me convenció, al día siguiente, tras hablar con el concejal de Comercio, Industrias y Empleo, se decidió hacer una inspección”.


• Jesús Gómez (alcalde de Leganés): “Tomamos la decisión en aras de la seguridad de los ciudadanos, porque en cualquier momento de cualquier evento podía ocurrir una desgracia”

• “El contencioso que tiene la empresa con el Ayuntamiento se resolverá en los tribunales, no tiene nada que ver con este asunto. Teníamos que actuar porque las deficiencias son evidentes y los técnicos afirman que son invalidantes para la actividad del recinto”

Jesús Gómez ha continuado recordando que “el día 17 se ordenó la inspección, y el día 19 se recibió el informe de la misma. Éste pasó a los servicios jurídicos del Ayuntamiento, y cuando tuvimos claro que había motivos suficientes, por razones de seguridad, para clausurar preventivamente la actividad, tomamos esa decisión, en aras de la seguridad de los ciudadanos, porque es una instalación con mucho aforo, y en cualquier momento de cualquier evento podía haber ocurrido una desgracia”.

Aún más, el primer edil ha aludido a la “total y absoluta responsabilidad de la empresa concesionarias de ‘La Cubierta’ a la hora de tener todo absolutamente en orden antes de la celebración de cualquier tipo de evento”. Jesús Gómez añadió que “lo que digo es exactamente lo mismo que dice el pliego de condiciones; es más, ni nosotros ni la Comunidad de Madrid hemos de realizar inspección previa alguna, es la concesionaria, repito, la que ha de tener todo en perfecto estado, lo dicen el pliego de condiciones y, por extensión, la Ley, al ser un recinto habilitado para varias actividades y con un permiso concedido de antemano precisamente por su condición”.

El alcalde leganense ha detallado las deficiencias observadas por los técnicos municipales, como que “las mangueras contra incendios no tenían presión o que la instalación eléctrica no estaba en condiciones; además el concesionario de La Cubierta ha hecho algunas reformas no contempladas en el proyecto original para las que no pidió permiso ni proyecto, lo cual es también importante en materia de seguridad, porque a la hora de una emergencia el Ayuntamiento debe tener esa información”. Jesús Gómez se ha encargado de aclarar que “nos hemos limitado a seguir el trámite administrativo de acuerdo con la Ley y la empresa podrá reiniciar su actividad una vez que haya subsanado esas deficiencias”.

Sobre el tiempo transcurrido entre la realización de la inspección y la clausura de la plaza, Jesús Gómez ha señalado que “no podemos entrar con una patada en la puerta, hay que asegurarse de que esas deficiencias son un obstáculo para ejercer la actividad con unas mínimas garantías de seguridad, y una vez que lo tenemos claro procedemos a aplicar la ley. No se puede poner el precinto inmediatamente después de llevar a cabo la inspección”, y ha destacado que “teníamos que actuar, porque las deficiencias eran evidentes, como pude comprobar yo ‘in situ’, no estamos buscando en ningún caso una excusa para hacerle la vida imposible al concesionario de La Cubierta. El contencioso que tiene con el Ayuntamiento se resolverá en los tribunales y este asunto concreto no tiene nada que ver; repito que se precinta porque los técnicos dicen que las deficiencias son invalidantes para la actividad”.

El alcalde de Leganés también ha recordado que “se ha abierto un expediente sancionador al concesionario de la plaza que contempla una posible multa entre 30.000 y 600.000 euros, y que, en cualquier caso, en cuanto subsane las deficiencias, podrá volver a ejercer su actividad como lo estaba haciendo hasta ahora”. Gómez ha recalcado también que, “aunque hubiera una buena relación con el concesionario de la plaza, si una vez constatadas esas graves deficiencias no aplicáramos una sanción no seríamos justos ni estaríamos actuando de acuerdo a la ley. Esto no es una clausura definitiva, sino que es reversible en cuanto se subsanen los problemas detectados. Y lo mismo deben hacer los concesionarios de los locales de la plaza, a los que habrá que ir uno por uno para adecuarlos a la ley”.

Contencioso por los encierros

Jesús Gómez también ha recordado, al respecto del conflicto con el empresario de La Cubierta, relativo a las tarifas de los encierros de las pasadas Fiestas de Butarque, que “no se puede chantajear a una ciudad y a un Ayuntamiento de la manera que este señor ha venido haciendo desde hace muchos años. Ahora ha encontrado un gobierno que ha querido solucionar este problema de una vez por todas; con el pliego de condiciones de la concesión en la mano, es su responsabilidad organizar los festejos y es potestad del Ayuntamiento fijar las tarifas. No entra en ninguna cabeza sensata que por unos encierros en una plaza de tercera como ésta se quiera cobrar 12 euros, cuando en Pamplona, que tiene los encierros más importantes, apenas se cobra cuatro o cinco euros. Intentamos hacerle entrar en razón y que pusiera un precio razonable, de unos dos o tres euros, pero se negó tajantemente. Así que cuando un empresario quiere poner a la ciudad de Leganés en contra de su Ayuntamiento tenemos que ejercer las potestades que legalmente tenemos atribuidas”.

Sobre la reclamación económica que el empresario de La Cubierta hizo al Ayuntamiento a cambio de no cobrar por los encierros, el alcalde ha dicho que “pidió 120.000 euros, y como no estábamos de acuerdo ni con la tarifa ni con subvencionarle al cien por cien para llenarle el bolsillo, al tener la potestad de fijar las tarifas, decidimos que los encierros fueran gratis. Entiendo que la demanda que nos ha puesto se resolverá de forma favorable al Ayuntamiento”.

Finalmente, y al respecto de un posible retorno al Ayuntamiento de la gestión de la plaza, ha aclarado que “nosotros siempre hemos estado de acuerdo en que se evaluara cuánto podría costar el ‘rescate’ de La Cubierta, y al parecer un estudio lo cifraba en poco más de tres millones de euros, lo cual está muy lejos de los entre 25 y 50 millones que pide el empresario. Pero, en cualquier caso, nosotros ahora no valoramos hacer un rescate por ninguna cantidad, dada la situación económica. Quizá más adelante”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario