¿Qué quiere la acampada SOS Laciana?

26 Agosto, 2011 0 comments

El proyecto Toma la Montaña S.O.S. Laciana nace con el objetivo de unirnos a la población del valle para defender el territorio de los daños provocados por las explotaciones a cielo abierto (que destruyen las montañas, reducen puestos de trabajo, precarizan las condiciones laborales e hipotecan el futuro de la zona) y denunciar la corrupción que existe detrás del negocio del carbón con nombre y apellidos: Victorino Alonso, dueño del emporio empresarial Grupo Alonso, que posee, entre otras, las principales mineras españolas (CMC y UMINSA).


Denunciamos que 134 millones de euros en subvenciones al carbón acaben cada año en manos de este hombre y otros pocos, en vez de ser reinvertido en la reconversión de la zona y sus habitantes, que pronto se quedarán sin la casi única actividad económica del valle (Europa ha decretado el fin de las ayudas al carbón para 2018 de forma irrevocable). Exigimos la intervención de la Fiscalía Anticorrupción y una Auditoría independiente al Grupo Alonso que investigue sus cuentas y decrete la condena a prisión de Victorino Alonso por delitos económicos, contra las personas y contra la naturaleza.

Denunciamos que las ayudas del plan de carbón 2006-2012 en la zona no han cumplido su supuesta función de generación de alternativas económicas, y se han dedicado a la subvención de infraestrucutra, en muchos casos a manos de empresas del grupo Alonso o de allegados del empresario. Exigimos que este dinero vaya a manos de la gente del valle, para construir un futuro real que incremente los puestos de trabajo e incentive iniciativas alternativas a la minería.

Denunciamos la precariedad laboral de los trabajadores de los cielos abiertos (como vimos hace poco en la mina de CMC en Cerredo): éstas no generan casi empleo (cada máquina sustituye a decenas de mineros), parte significativa de sus trabajadores no son incluídos siquiera en el convenio de minería (contratados como obreros), son víctimas de reiterados Eres y sufren represión a la hora de querer denunciar la responsabilidad de la mina en los constantes accidentes que sufren. Exigimos la revisión de todos los conflictos laborales acaecidos en las mineras del Grupo Alonso y la recolocación de todos sus trabajadores en puestos de trabajo dignos.

Denunciamos, porfín, la destrucción medioambiental de una zona de naturaleza única e imprescindible, con fauna y flora protegidas pero esquilmadas y en grave peligro de extinción. Triturar montañas mediante dinamita, reducir su altura en cientos de metros, extrayendo 40 toneladas de tierra para conseguir una de carbón, usar máquinas que consumen 7.000L de combustible al día, generar residuos en escombreras en zonas boscosas y contaminar las aguas de los ríos de la zona. Exigimos el fin de este destructivo negocio para que esta tierra sea conservada para que los lacianiegos y las lacianiegas puedan disfrutar y vivir de ella y con ella (como otros municipios cercanos han hecho, poniéndola como centro de su actividad económica).

Sabemos que para algunos suponemos una realidad incómoda, ahora, en Laciana. Políticos y sindicatos han arremetido contra nosotros, tratan de tergiversar nuestras intenciones. A ellos y a Victorino Alonso les interesa que exista esta confrontación (en una comunidad que ya lleva tanto tiempo dividida y reprimida). Nos vinculan a partidos políticos, pero esta acusación no resulta nueva para los indignados, por lo que no creemos necesario volver a recordar que el 15M es un movimiento asambleario, participativo e inclusivo, abierto a cualquier persona. Es decir, todo lo contrario a los intereses políticos, sindicales o privados.

Desde que llegamos a Sosas para organizar la acampada que dará comienzo este viernes 26, no hemos dejado de hablar con vecinos y trabajadores de la zona, y muchos nos dejan claro una cosa: no creen que haya opciones para reconvertir el valle. Creemos que esta convicción ha sido incentivada por los poderes económicos y políticos de la zona, verdaderos beneficiarios de las subvenciones.

Pero también creemos en el cambio por la presión popular, en el poder del pueblo sobre los mandatarios y empresarios y en la verdadera democracia. Para ello, realizaremos debates y asambleas en las plazas de los pueblos de los valles, para que Laciana y sus habitantes puedan, al fin, construir un futuro digno para su tierra y quienes la habitan, y sobre todo, para los que vendrán detrás. Por eso, y no por otras razones, estamos aquí.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario