“Hemos recibido el primer aviso para el corte del alumbrado público”

25 Junio, 2011 0 comments

Le preocupa la situación de las arcas y los 1,6 millones de euros que el Ayuntamiento debe en suministro de luz. También la deuda adquirida con Solred, que dejaría sin gasolina a coches de Bomberos o de Policía.


Fotografía: Chema Martínez
gentedigital.es/P. Costa
24/6/2011 – 07:53

A las nueve en punto de la mañana, Jesús Gómez, nuevo alcalde de Leganés, apura la firma de varios documentos en su despacho mientras nos acomodamos. “Los primeros días esto parecía el camarote de los Hermanos Marx”, bromea. “Es lógico, la mayoría de los concejales son nuevos en política, aunque están ‘rodando’ bastante bien, porque tienen la óptica de la empresa privada en la que se estudia hasta el último euro”. Aún así, todavía quedan muchas reuniones y conversaciones en la Alcaldía.

¿Cómo ha transcurrido el traspaso de poderes?

Más tranquilo de lo que esperábamos. No ha habido una grandísima colaboración, pero tampoco obstrucción. El concejal de Deportes, Sebastián Ortega, es el que mejor se ha portado y el que nos ha puesto al día.

¿Ha podido comprobar ya el estado de las cuentas?

Pendientes de la auditoría general, nos hemos encontrado con una deuda de unos 37 millones de euros en atrasos a proveedores y déficit de Tesorería; además de unos 42 millones de deuda viva, a 31 de diciembre de 2010. Todo ello sobre un presupuesto de ingresos de 150 millones de euros. La realidad es que en las arcas quedan poco más de 13 millones de euros, y nos gastaremos unos 9 en pagar la nómina de este mes y la extra.

¿Se ha llevado alguna sorpresa a su llegada al Consistorio?

Hemos recibido el primer aviso para el corte del alumbrado público. Debemos unos 1,6 millones de euros. Tampoco hemos pagado a Solred la gasolina de la flota municipal (Bomberos, Policía…) desde noviembre del pasado año, y nos han dicho que no nos suministrarán más.

¿La salud de las arcas es entonces peor o mejor de lo que se figuraba antes de ser alcalde?

Es lo que esperábamos. Sabíamos que se había dejado de pagar a proveedores desde febrero. Pero lo importante es que, de momento, no se ha presentado ninguna bomba de relojería importante, aunque también es cierto que hay pleitos por valor de más de 30 millones de euros.

¿Qué pasará finalmente con el coche oficial?

Estoy esperando a que me den el contrato. Lo he pedido hace una semana. La intención es devolverlo si no cuesta más el collar que el perro. Si nos cuesta más, lo pondremos a disposición de las parejas que se vayan a casar, por ejemplo, a cambio de una módica tasa.

Todo ese dinero, todo ese ahorro que consiga, ¿dónde recaerá principalmente?

A ejecutar las obras que necesita Leganés. Ya hemos dicho que si antes del 31 de diciembre de 2013 no se han iniciado las obras de construcción de un auditorio, una residencia y centro de día, un polideportivo y una nueva piscina cubierta, yo presentaré mi dimisión al día siguiente.

Los sindicatos de UGT y CC.OO. le han acusado de intentar “vengarse” del Ejecutivo saliente (PSOE e IU) al plantear el “despido” de 19 trabajadores de Legacom.

No es una cuestión de venganza, sino de ajustarnos a la realidad, aunque estaríamos legitimados para vengarnos, porque se han utilizado medios públicos. Los sindicatos, sin embargo, tuvieron la boquita cerrada cuando denunciamos los procesos selectivos en la oposición y no fallábamos ninguno. Estaban ciegos, sordos y mudos. Ahora su actitud es un poco hipócrita. De los 19 trabajadores de Legacom, 13 o 14 entraron a dedo, nombrados por Montoya e Hidalgo. ¿Qué diferencia existe entre eso y un cargo de confianza? En definitiva, no podíamos seguir pagando tantos sueldos para redactar una revista municipal. Ni siquiera un periódico de tirada nacional tiene esa plantilla. Ahora nos apañaremos con un gabinete de prensa formado por tres o cuatro personas. Sí que a lo mejor sacamos un boletín cultural y de ocio que contrataremos a alguna empresa externa.

Montoya ha declarado que el PSOE necesita reinventarse.

Reinventarse, recomponerse y depurarse, han sido muchos años de errores y sospechamos que de algún delito, en referencia a Montoya. Recordemos el caso ‘Facturas, el presunto desvío de dinero público para pagar anuncios en la precampaña electoral de Rafael Gómez en su candidatura en 2007.

¿Llegó a creerse que PSOE e IU pactarían con ULEG en el acto de investidura?

En algún momento llegué a creerlo, porque el anterior gobierno estaba desesperado y cuando una persona está en ‘shock’ es capaz de cualquier cosa. Menos mal que se impuso el sentido común. Era una opción inverosímil, ni siquiera había un pacto de gobierno.

Un mensaje para los que le votaron y los que no.

Para todos, los que me votaron y los que no, decirles que son más de treinta años de gobierno socialista y que es normal que haya cierto recelo ante un cambio de gobierno como el que vivimos. A los que me han apoyado, les agradezco la confianza depositada, una confianza que emplearemos con sabiduría para no defraudarles. A los que no nos votaron, decirles que no tengan temor a los sectarismos que hemos padecido años atrás. Este será un gobierno en el que primará la justicia y la equidad.

“Hace 40 años había 2 millones de funcionarios, que ahora se triplican”

Después de anunciar la reducción de las concejalías a 11, la eliminación de más de 30 cargos de confianza y la polémica desaparición de Legacom, Jesús Gómez se plantea continuar con la política de recortes “hasta que cuadren las cuentas”. Aún así, deja claro que los ciudadanos no serán los afectados.

“Procuraremos no subir los impuestos y creo que lo conseguiremos. Tenemos un patrimonio municipal amplio que hay que rentabilizar. En cuanto a las concejalías, no tiene sentido que haya una de Sanidad, cuando nuestras competencias en esta materia son mínimas: políticas de prevención, salubridad de locales públicos, etc. Por esta razón, hemos decidido prescindir de ella y vincularla a Medio Ambiente”.

Con respecto a la comisión mixta propuesta por Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, para delimitar competencias de ayuntamientos y del Ejecutivo regional, el nuevo alcalde opina que “es una de las ideas más sensatas vertidas en los últimos tiempos en política local. No puede haber tres y cuatro administraciones, Estado, CC.AA., provincia, municipio y hasta cabildo, haciendo lo mismo en políticas sociales, de empleo, etc.. Hay ‘tetraplicidad’ de gasto y esto no es óptimo. No puede haber tantos funcionarios. Hace cuarenta años había dos millones de funcionarios, pero no había ordenadores, ni telefonía móvil. Esa cifra se ha multiplicado por tres, a pesar de las nuevas tecnologías con las que ahora contamos. Debemos funcionar mejor con menos recursos”, concluye.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario