Comunicado de ULEG ante las nuevas posturas de PSOE e IU

10 junio, 2011

Ante las noticias de esta semana en las que PSOE e IU de Leganés afirmaban que en la sesión de investidura ambas formaciones se votaría a sí mismas, descartando así el apoyo de Carlos Delgado, candidato a la alcaldía por el partido vecinal Unión por Leganés · ULEG, para convertirse en el próximo alcalde de Leganés, os adjuntamos el texto y el enlace (http://uleg.blogspot.com/2011/06/el-efecto-laxante-de-la-guardia-civil.html) del blog de ULEG donde Delgado ha realizado su análisis personal sobre todo lo que ha acontencido en estos días y los motivos que han llevado “echarse para atrás” en sus intenciones iniciales de votar una verdadera candidatura de progreso para Leganés.


El efecto laxante de la Guardia Civil en los señores Montoya y Calle de Leganés.

La Guardia Civil, el Activia y ULEG comparten el color verde y, por lo que parece, algo más contundente: el mismo poder facilitador del tracto intestinal. No hay nada como un bifidus activo en forma de auditoría y otros 13 pasos dietéticos para que el castillo retorcido y forjado con patrañas, insidias y trampas pueriles convenientemente amplificadas y dosificadas por los corifeos mediáticos mercenarios de siempre, se haya venido abajo en un santiamén. Luego vienen con las justificaciones, donde dije digo digo Diego, que no fue para tanto, que no se entendió bien la cosa… Excusas de mal pagador y peor perdedor. Perdedores en la contienda electoral y súperperdedores en el postpartido. Quisieron ir a por lana y han salido más que trasquilados. Y es que el sr. Montoya y Calle ya no me quieren hacer alcalde. Lástima. Nos hemos quedado sin 100 días de “verdadero progreso”. También nos hemos quedado sin su sainete diario en el que por la mañana éramos falangistas y por la noche maoístas o marxistas leninistas. Al menos, han quedado retratados. Una vez más. Gente sin ideología, sin oficio ni beneficio y con una única obsesión: su empleo como político. No tienen otra cosa. Pobres.

En unos días donde el pepino ha sido demonizado y, posteriormente elevado a los altares, no cabe duda de que tal hortaliza tan local y enraizada en el linaje leganense, que también comparte ese mismo color verde, ha amargado y se ha atragantado a más de uno y no sólo por donde dice el dicho popular. Porque claro, pasar cuatro años arremetiendo contra mí y mi supuesto afán de protagonismo y ganas de minutos de gloria, y ser esos mismos los que hayan dado a ULEG, con esa tan peculiar torpeza a lo coyote que nunca pilla al correcaminos, un realce nacional y una visibilidad impagable, debe ser de estudio psiquiátrico además de material para el más chusco humor patrio.

A ver si para otra vez no compran a los estrategas de comunicación, ni a los “planes” maestros en las armerías ACME. Seguro que la Guardia Civil tiene mejores productos, aunque visto el efecto que provoca en algunos, lo mismo ya se van al baño en cuanto vean el color verde de cualquier anuncio, no sé, del Fairy.

En fin, que a partir del 11 de junio, diremos adiós a la grasa. Una grasa infecta acumulada 32 años. Y también quedará un día menos para que en 2015 ya haya un alcalde o alcaldesa de ULEG con todas las de la ley. Varios miles de votos se lo tendremos que agradecer a los lumbreras habituales que han hecho horas extra estos días. Lo cortés, no quita lo valiente.

Ya sólo falta como guinda alguna nueva boutade del señor Pérez Ráez. Sí, el de si no tienes 5 pisos eres un desastrao, el de ULEG va a desaparecer en las elecciones de 2011, el de Rafa es un magnífico alcalde… Vaya tropa.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario