La represión china refleja la inquietud por las protestas de Oriente Medio

24 Febrero, 2011 0 comments

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido hoy a las autoridades chinas que pongan fin a la detención y el acoso de activistas –ya han actuado contra más de un centenar– con el aparente fin de bloquear las manifestaciones contra el gobierno inspiradas en las protestas desatadas en todo Oriente Medio.


Entre las personas detenidas o sometidas a alguna forma de vigilancia o arresto domiciliario hay más de una decena de prominentes abogados de derechos humanos. La campaña represiva se puso en marcha tras un llamamiento anónimo a través de los medios sociales para organizar una versión china de la “revolución de los jazmines” de Túnez.

“Esta oleada de detenciones es sumamente alarmante y parece una insensata y temerosa respuesta a los acontecimientos de Oriente Medio y el Norte de África” afirmó Sam Zarifi, director del Programa de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía.

“Al parecer, el gobierno chino piensa que puede saltarse la ley sin más y encerrar a cualquiera incluso por la posibilidad de que esté pensando en criticar sus políticas. Es una tendencia inquietante, y no hace sino empeorar.”

El 17 de febrero, el sitio web de noticias Boxun, radicado en Estados Unidos, informó de un llamamiento anónimo a la población china para que lleve a cabo protestas en todo el país el 20 de febrero.

La noticia del llamamiento se difundió rápidamente a través de los blogs y de Twitter, donde se pedía a los manifestantes que declamaran lo siguiente: “Queremos comida, queremos trabajo, queremos vivienda, queremos justicia.”

Aunque la policía no ha dado explicaciones, familiares y amigos de quienes han sido objeto de su actuación sospechan que el desencadenante de la represión ha sido el llamamiento a la protesta.

“Detener a personas que no han cometido ningún delito no hará sino desestabilizar aún más la situación al sembrar la desconfianza y el miedo” manifestó Sam Zarifi.

“Confiamos en que los dirigentes chinos pongan fin a esta campaña de represión y entablen con la ciudadanía un debate pacífico y constructivo sobre cómo mejorar la vida de toda la población china.”

Algunos de los abogados que han sufrido la persecución gubernamental se habían reunido en Pekín la semana anterior para debatir el caso de Chen Guangcheng, ex preso de conciencia que recientemente dio a conocer un vídeo grabado clandestinamente sobre el arresto domiciliario ilegal al que seguía estando sometida su familia.

Los abogados debatieron también posibles formas de abordar la práctica gubernamental de imponer arresto domiciliario ilegal a los presos liberados.

Tang Jitian, abogado de Pekín, fue detenido poco después de la reunión del 16 de febrero y todavía no ha sido liberado.

Parece ser que la información publicada en el sitio de Boxun llevó a las autoridades a reprimir con mayor dureza a cualquiera que pudiera ceder a la tentación de expresarse.

La policía detuvo el sábado al abogado Jiang Tianyong en el domicilio de su hermano y, desde entonces, su familia no ha tenido contacto directo con él. Esa misma noche, la policía regresó a la casa y confiscó un ordenador y algunos efectos personales.

Los agentes contaron a la familia que tenían bajo su custodia a Jiang Tianyong en relación con un delito, pero no dieron detalles de su paradero ni presentaron un solo documento legal.

Teng Biao, experto jurista de Pekín, y el activista Gu Chuan también fueron detenidos el fin de semana, al igual que Chen Wei y Ran Yunfei, activistas de Internet radicados en Sichuan. Ninguno de ellos ha sido liberado.

Otros destacados abogados de derechos humanos, como Li Fangping y Xu Zhiyong, están sometidos a vigilancia policial.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario