Movimientos en la izquierda ante la derrota primaveral

15 febrero, 2011

15-02-2011. A la luz de las últimas noticias que emanan de los comités electorales de los partidos de izquierda en Leganés, todo parece indicar que han asumido sin mayores aspavientos la próxima derrota primaveral.


Los signos son evidentes, aunque hay dos movimientos que parecen escenificar mejor que otros la recomposición de las estructuras de poder en el seno de ambas organizaciones, detrás de los cuales apenas se trata de ocultar el viaje a la retaguardia de destacados dirigentes que, cuando las aguas inunden el barco, estarán mejor colocados que nadie para hacerse con el liderazgo.
Siendo esto así­ tanto para PSOE como para IU, existen diferencias en cuanto a la dirección en la que se encuentra el refugio desde el que, cómodamente instalados, mirar cómo se suceden los acontecimientos y se abona el escenario para su regreso.

En el PSOE las luchas intestinas, a la vez que demuestran que la federación madrileña y su sucursal leganense siguen siendo un hervidero difi­cilmente aplacable, al menos nos muestran un partido vivo en el que la confrontación polí­tica está a la orden del dí­a (aunque los métodos para alcanzar consensos nos recuerden alguna película de Coppola, con asesinatos entre familiares incluidos).

Este enfrentamiento permanente, agudizado más si cabe por la certeza de que los tradicionales doce puestos de salida asegurados en las listas electorales se han contraí­do notablemente (las malas lenguas dicen que apenas 8-9), ha motivado que Laura Oliva busque habitats más tranquilos en una Asamblea de Madrid sin “esperanza”… Este desplazamiento “hacia arriba” la sitúa en un lugar privilegiado para, como en una sala de cine de pantalla gigante, con una gran cubo de palomitas, admirar el descalabro de su enemigo declarado y volver (calculo que antes de que acabe 2011) como cabeza visible del proyecto de reconstrucción socialista en Leganés.

En el caso de sus aliados, la renuncia de José Castejón a aparecer en puestos de salida (para la coalición electoral pintan bastos) se debe interpretar como un movimiento calculado del auténtico urdidor de mayorí­as y conflictos en el seno de IU, el arquitecto del entramado de alianzas y apoyos que sostienen, por persona interpuesta, su poder en el seno de la organización.
Aquí­, como las posibilidades de huir hacia arriba son más escasas, donde además chocarí­a con el cupo leganense en la estructura regional, ocupado por Rubén Bejarano, el actual concejal de cultura ha tomado la inteligente decisión de desaparecer de la primera fila (donde su gestión es reconocidamente mejorable, con problemas de relación y comunicación muy graves, como por ejemplo la Escuela Municipal de Música) y regresar al medio donde sus habilidades realizan su máximo potencial (nadie duda de que el primer puesto de liberado lo ocupar¡a).

Además, el hecho de colocar a una persona de su confianza en el tercer lugar nos da una señal de la profunda meditación de esta estrategia: si IU se descalabra (aclaración: un descalabro para IU sería cualquier resultado electoral que no permitiese la formación de gobierno con el PSOE. Un concejal de IU y 13 del PSOE, serí­a un éxito porque permitirí­a mantener la red de apoyo que sostiene a la actual dirección) Castejón queda a salvo de la quema y podrí­a intentar su definitiva toma del “Palacio de Invierno”; si, por el contrario, IU obtiene un buen resultado, el concejal de cultura mantendrí­a una imagen de desprendimiento de los puestos de poder, se aseguraría la mayorí­a en el grupo municipal (mediante su presencia y la de Marta López) y continuará pilotando la nave entre bambalinas.

Sea como sea (probablemente este análisis no es del todo acertado y le faltan insumos para obtener una visión más completa de la realidad), lo que sí­ queda fuera de toda duda es la toma de conciencia, por parte de los partidos de izquierda, del arribo de la derecha al gobierno municipal. Sus acciones así­ lo demuestran.
De la capacidad de regeneración de PSOE e IU, de la habilidad de Oliva y Castejón para evitar la descomposición de sus respectivas organizaciones, dependerá la duración de la inminente travesía del desierto a la que se abocan.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario