Colectivo prosaharahuis inician una campaña para excluir las aguas del Sahara Occidental del acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos

14 febrero, 2011

Diversos colectivos prosaharauis de España lanzan una “ciberacción” masiva para tratar de frenar la prórroga de un año que la CE acaba de solicitar al Consejo de la UE para el acuerdo de pesca con Marruecos, que expira el 27 de febrero. El acuerdo actual concede 119 licencias a la flota comunitaria -un centenar de ellas a España- por las que el país magrebí recibe 36,1 millones de euros.


Ante la inminente caducidad del acuerdo de pesca que mantiene desde marzo de 2007 la UE con Marruecos, la maquinaria política europea ha estado trabajando intensamente de cara al encuentro fijado para finales de esta semana en Bruselas.

La ministra española del Medio Ambiente, Rosa Aguilar, viajó la pasada semana a la capital belga para instar a la Comisión Europea de Pesca a que negocie con el país alauita una prórroga inmediata del acuerdo de, al menos, un año. En consonancia con esta postura, el ministro marroquí Khaled Naciri, por su parte, ha apuntado que el convenio debe ser “renovado para preservar los intereses de las dos partes, la posición más justa y útil”.

Sin embargo, la comisaria europea de pesca, María Damanaki, lleva meses solicitando a Rabat los supuestos informes por los cuales –según asegura el ejecutivo marroquí- los acuerdos pesqueros con el país alauita benefician a la población saharaui en el territorio del Sahara Occidental. Esta exigencia se basa en los dictámenes de los servicios jurídicos de Naciones Unidas, según los cuales “la Potencia administradora que prive a los pueblos coloniales de los Territorios no autónomos del ejercicio de sus legítimos derechos sobre sus recursos naturales (…) incumple las solemnes obligaciones que ha contraído en virtud de la Carta de las Naciones Unidas” (resolución 49/40, de 9 de
diciembre de 1994).

Como respuesta a la presión ejercida por diversos Estados miembros -entre los cuales se encuentra España- para la renovación del controvertido acuerdo, un conjunto de colectivos prosaharauis (PAPPS, EZKHARIT, THAWRA, PUAS y JX1C) lanzan, en esta semana crucial para la negociación, una campaña virtual de envío masivo de correos a las delegaciones europeas de los Estados miembros para exigir que se excluyan las aguas del Sáhara Occidental de dicho acuerdo. La iniciativa propone a organizaciones civiles y ciudadanía expresar un rotundo rechazo a un acuerdo de pesca que consideran que atenta directamente contra los derechos del pueblo saharaui, al no revertir en él los beneficios de la explotación de sus recursos. Se puede participar en esta “ciberacción” a través del evento publicado, entre otras, en la página web
www.plataformasahara.com

A la atención de los/las representantes de los países miembros de la U.E.

Como ciudadano/a residente en el Estado español, me gustaría recordarles la exigencia de la Comisaria Europea de Pesca, María Damanaki, de probar si los acuerdos pesqueros con Marruecos benefician o no a la población del Sahara Occidental, ya que, ”la explotación y el saqueo de los recursos marinos y demás recursos naturales de los Territorios coloniales y no autónomos por parte de intereses económicos extranjeros, en violación de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, constituyen una amenaza a la integridad y la prosperidad de esos Territorios”. Asimismo, “la Potencia administradora que prive a los pueblos coloniales de los Territorios no autónomos del ejercicio de sus legítimos derechos sobre sus recursos naturales (…) incumple las solemnes obligaciones que ha contraído en virtud de la Carta de las Naciones Unidas” (resoluciones 48/46, de 10 de diciembre de 1992, y 49/40, de 9 de diciembre de 1994, respectivamente).

Es también una razón de peso que se consideren las violaciones de Derechos Humanos llevadas a cabo por el Gobierno marroquí en el Sahara Occidental, ya que son cada vez más las cláusulas relativas al respeto de los Derechos Humanos que se incluyen en los acuerdos celebrados con países terceros, y más todavía cuando se recuerda que los esfuerzos del Consejo, de la Comisión y del Parlamento apuntan, nuevamente, al Convenio europeo para la protección de los Derechos Humanos y de las libertades fundamentales del Consejo de Europa. Todas estas cláusulas son transgredidas sistemáticamente por el gobierno marroquí, por lo que el Acuerdo Pesquero UE-Marruecos es políticamente controvertido y viola la ley internacional. Instamos, por todo esto, a la UE a cancelar sus operaciones de pesca tan sumamente poco éticas. La pesca en el Sahara Occidental debe cesar hasta que se resuelva el conflicto.

Por todas las razones antes mencionadas:

· Muestro mi disconformidad con la propuesta de prórroga del convenio de pesca entre la UE y Marruecos.

· Solicito que el Ministerio competente en la materia se dirija urgentemente a la Comisión Euopea de Pesca para que haga públicos los supuestos informes elaborados por Marruecos sobre los supuestos beneficios de la pesca en el Sahara Occidental.

· Exijo el cese inmediato del acuerdo actual, debiendo ser debatido uno nuevo que excluya las aguas pertenecientes al Sahara Occidental (Aunque la UE no debería seguir firmando pactos con gobiernos no democráticos).
Esta explotación no puede ser permitida ni un solo día más.

Atentamente,

Carmen Giner www.wsrw.org

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario