Las clases de la Escuela Municipal de Música de Leganés comenzaron con “cambiazo” dando a los alumnos “gato por liebre” ya que fallaron más de la mitad de los profesores

26 Enero, 2011 0 comments

*”Toda apunta a que la empresa Música Viva 21 está incumpliendo el pliego desde el primer momento, además con la aparente cooperación necesaria del concejal de Cultura quien ayer se negó a facilitar los currículos de los profesores que estaban impartiendo las clases y no mostró ningún interés en comprobar si los currículos que supusieron 30 puntos en la fase de concurso se correspondían con los de las personas que ayer dieron clase”, denuncia el edil de ULEG


El listado de los profesores que según la empresa Música VIVA 21 iban a impartir las clases y que fueron los evaluados (sus currículos) en el polémico concurso que ha concluido con la privatización de las tres cuartas partes del claustro de la Escuela Municipal de Música, no se corresponde, según los alumnos y padres que ayer día 24 acudieron al primer día de clase, con los profesores que realmente impartieron las clases. “Ni el de saxofón, ni el de trompeta, ni el de trompa, ni violín, ni piano…, coinciden con los que deberían ser los profesores, según facilitó en su día la empresa que resultó ganadora precisamente por presentar unos determinados currículos”, señalaban indignados alumnos y padres al concejal de ULEG, Carlos Delgado, que se personó en las instalaciones de la Escuela Municipal de Música para atender a estos vecinos y pedir explicaciones al concejal de Cultura. “El edil de Cultura no ha querido darme ninguna explicación, ha impedido que se comprobara qué profesores estaban dando clases y no se le veía ninguna intención de controlar este más que evidente “cambiazo”. Nos instó a pedir los datos por escrito, como ya lo han hecho por registro más de 200 alumnos y padres hace un mes y que siguen sin obtener respuesta. Por lo que se ve la mejor manera que el edil de Cultura ha encontrado para salir del atolladero en el que se ha involucrado, es meter aún más la pata hasta el fondo”, señaló el concejal Carlos Delgado.

Desde el partido vecinal ULEG, volvieron a recordar que se va a seguir muy de cerca todo el proceso con la escuela de música. “Nuestra oposición desde el principio a esta actuación ha sido clara, constante y contundente. También mañana estaremos en la concentración de protesta convocada por los padres y alumnos de la Escuela y que también pretende ser el primer paso para constituir una asociación que haga frente a las diversas tropelías cometidas por el ayuntamiento de Leganés en este asunto. Los padres, alumnos y la comunidad educativa en general pueden estar convencidos de que ULEG pondrá en muy pocos meses fin a la barbaridad perpetrada en la Escuela y hará algo que por lo que se ve es revolucionario en este ayuntamiento: que se cumpla la ley y se hagan unos pliegos conformes a derecho y a un mínimo sentido de la justicia”.
Ha habido irregularidades en cada momento del proceso. Algunas de ellas:
A la irregularidad cometida ayer se suma al largo listado de actuaciones mucho más que discutibles:

 Pliego de condiciones llevado a la comisión de contratación por urgencia y en pleno verano (“agosticidad”) para impedir la reacción de la comunidad educativa.

 Comité de expertos que valoran aspectos subjetivos donde uno de ellos tiene una estrecha relación con el dueño de la empresa que se queda finalmente con el concurso.

 El apoderado y/o administrador de la empresa ganadora, presuntamente incumple la misma ley de incompatibilidades de los funcionarios que se achaca a algún profesor que estaba desde hace lustros dando clase en la escuela de música.

 El técnico funcionario responsable de cultura es concejal del PSOE en otra localidad madrileña, aunque en un acto público y en defensa de la actuación llevada en su área afirma “que él no es político, ni busca votos”.

 Presentación de currículos en sobres no cerrados como exige el pliego.

 Denuncia de un profesor que no sabe cómo llegó su currículo al proceso selectivo, grave denuncia que luego sospechosamente se retira y que no se investiga de oficio por parte del ayuntamiento.

 Se incumplen plazos.

 Mucha documentación se presenta por urgencia, sin dejar a la oposición política el estudio y análisis de las contestaciones a los recursos presentados. También se adjudica también por urgencia y de tapadillo el negocio a la empresa ganadora.

 Las clases no comienzan el 10 de enero, como rige el calendario escolar, si no el 24, con la infantil excusa de que “se están respondiendo recursos” y echando la culpa a alumnos, padres y profesores de la asociación cultural Pablo Casal.

“Y a pesar de este largo etcétera, el ayuntamiento se está enrocando en una postura no sólo de nula ética y de más que distraída legalidad, sino también despótica, opaca e irrespetuosa con alumnos, padres y representantes políticos”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario