Parquesur recrea el mundo de Tarzán donde los niños aprenden sobre ecología

29 Octubre, 2010 0 comments

Madrid, noviembre de 2010. A partir del 2 y hasta 13 de noviembre, los niños que visiten el centro comercial Parquesur podrán jugar con Tarzán, el Rey de la Selva, y sus amigos. A través de divertidas pruebas, juegos y actividades los pequeños llegarán a convertirse en un Munango Keewti o espíritu protector de la naturaleza.


Tres espacios recrearán las escenas más emblemáticas y espectaculares de la película. Los pequeños aprenden a reciclar en la casa de Tarzán acompañados de la mona Chita. En la choza del jefe de la tribu, el brujo Mbonga explicará cómo convertirse en un defensor de la naturaleza. Y en la Selva, vivirán mil aventuras pasando por el río, colgándose de las lianas y un sin fín, acompañados de los amigos de Tarzán: Jane y Chita.

Además, podrán vestirse como estos personajes para disfrutar de la diversión de los juegos de destreza, equilibrio, agilidad y rastreo, a la vez que aprenden de manos de Jane la importancia del respeto por la naturaleza. También podrán participar en juegos de lógica y acertijos, y aprender canciones y coreografías. Y una vez completado el recorrido, recibirán un diploma y un regalo.

Los niños podrán entrar en el mundo de Tarzán desde el 2 al 13 de noviembre, de lunes a viernes de 17.30 h. a 20.30 h. y los sábados y el domingo 7 de noviembre también de 12 h. a 14 h. y por la tarde de 17.30 h. a 20.30 h. Estas actividades son gratuitas para los niños de 5 a 11 años.

Al mismo tiempo, todos los clientes que presenten uno o varios tickets de compra por valor mínimo de 40 euros, pueden participar en la Ruleta de la Suerte y conseguir variedad de regalos como camisetas, agendas, tazas, etc. Desde el 2 al 13 de noviembre, se puede probar fortuna en la Ruleta de la Suerte, de lunes a sábado y domingo 7, de 11.30 h a 14 h y de 17 h a 21 h.

Centro comercial Parquesur

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario