Alcalde 0 – Vecinos 1

26 Octubre, 2010 0 comments

Por el derecho fundamental al descanso; NO a los ruidos. Protejamos el Medio Ambiente. La ciudad para los vecinos, no para los coches.
http://avenida-de-brasil-leganes.over-blog.es/


NO podemos demandar que se vigile la criminal velocidad que se produce en las Calles Brasil, Anita Martínez y Avenida de América Latina (o Carretera de La Fortuna), y otras calles de Leganés, porque la respuesta es que un radar móvil, de vez en cuando, muy de vez en cuando, controlará dicha velocidad y multará.

Lo ocurrido hace poco en Villalba (la muerte de una mujer y su bebé) y los accidentes y frenazos diarios en estas calles no parecen ser suficientes para que se tomen medidas determinantes.

ESA NO ES SOLUCIÓN.

Hay muchos otros medios para controlar la velocidad excesiva (badenes, radares fijos, semáforos), pero el Alcalde no da su brazo a torcer e incluso niega esos simples badenes a los vecinos de la Calle Anita Martínez, que alucinan con el circuito de velocidad que les han puesto enfrente de sus casas.

NO podemos exigir que hagan más racional el tráfico en Leganés evitando concentrar un enorme número de coches y camiones en una misma zona. A veces, la Calle Brasil parece la mismísima M-40.

Encima tienen la desfachatez de decir que la Ronda Norte esta abierta para desviar el tráfico por allí, o asegurar que en unos meses se abrirá. Mentiras, mentiras, mentiras.

Hemos puesto numerosísimas quejas al Ayuntamiento de Leganés por Registro y por Internet, pero no se contestan. Las hemos reclamado y encima nos dicen que “para que nos contesten tenemos que volver a hacer la reclamación por escrito”. A eso se le llama pasarse la Ley 30/1992 por el forro de los…

Hemos acudido a la Policía Municipal de Leganés para que usen el sonómetro a efecto de que midan los ruidos y perjuicios en las viviendas y nos han dicho o que no tienen sonómetro, o que lo tienen pero que no lo van a usar, o que ellos no son competentes, o que lo pida por escrito (lo hicimos y aun no hay respuesta) y ya se verá.

ASÍ NO SE ARREGLAN LOS PROBLEMAS.

Pero SI podemos reclamar que cumplan la normativa de medio ambiente referente a los ruidos y vibraciones que el enorme volumen de tráfico que circula a una velocidad descomunal produce en unas viviendas que están demasiado cerca de esa monstruosidad.

Los decibelios son una medida objetiva, y existen normas estatales, autonómicas y municipales que se tienen que cumplir. Paso a paso, vamos consiguiendo el objetivo de ruborizar a quien no hace lo que tiene que hacer.

Hemos recibido notificación del Defensor del Pueblo por la que se solicita a los técnicos municipales informes sobre la medición de “los niveles de inmisión de ruidos y vibraciones” en las viviendas.

 Â¿También se va a utilizar el silencio como respuesta?

Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, de Defensor del Pueblo

Artículo 18.

Admitida la queja, el Defensor del Pueblo promoverá la oportuna investigación sumaria e informal para el esclarecimiento de los supuesto de la misma. En todo caso dará cuenta del contenido sustancial de la solicitud al organismo o a la dependencia administrativa procedente con el fin de que por su jefe, en el plazo máximo de quince días, se remita informe escrito. Tal plazo será ampliable cuando concurran circunstancias que lo aconsejen a juicio del Defensor del Pueblo.

La negativa o negligencia del funcionario o de sus superiores responsables al envío del informe inicial solicitado podrá ser considerada por el Defensor del Pueblo como hostil y entorpecedora de sus funciones, haciéndola pública de inmediato y destacando tal calificación en su informe anual o especial, en su caso a las Cortes Generales.

No creemos que sea cómodo para nadie que el Ayuntamiento de Leganés salga en el listado de autoridades y administraciones que entorpecen la actividad del Defensor del Pueblo. Señor Montoya, tiene Usted 15 días para contestar al Defensor del Pueblo. El tiempo corre!

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario