El albergue inexistente en Leganés (2)

25 Octubre, 2010 0 comments

El PP, y ULEG, este año aún no lo han reivindicado, ellos y yo vivimos al calor de nuestros despachos y hogares, y el PSOE e IU, diablean entre otros asuntos de una supervivencia gubernativa.


Llegan las primeras noches de frío, de esa escarcha que penetra por los huesos, que enrojece la nariz y las orejas, hasta hace derramar lágrimas involuntarias, las manos y las piernas se engarrotan y, los sin techo de Leganés un año más sin albergue.

El PP, y ULEG, este año aún no lo han reivindicado, ellos y yo vivimos al calor de nuestros despachos y hogares, y el PSOE e IU, diablean entre otros asuntos de una supervivencia gubernativa.

Pensaba yo en este imposible albergue cuando acabé leyendo “Martín Fierro” de José Hernández, en su “penitenciaría” descubrí esta nuestra de Leganés, el penal de la calle, ese de la in socialización de aquellos expulsados de sus hogares por diversas causas, de los desposeídos, éstos, en algunos casos, buscan el olvido momentáneo en el vino peleón, algunos en las drogas, en el tabaco regalado, en el colchón de cartón y en la enfermiza manta de insectos disecados.

Leganés es inhumano, como sus rotondas de acero.

Quisiera escribir versos, pero imposibilitado para escribir lo que ya escribió como José Hernández, por ello, finalizo con los versos de “Martín Fierro” porque a nuestros pobres sin techo les condenamos a esa penitenciaría abierta, de la cárcel sin rejas que es el frío, donde la celda es un soportal de comercio, bancario, un portal de comunidad de vecinos o una chabola, y lo peor de todo, bajo el cielo estrellado donde la meteorología y las estrellas escupen hielo a la miseria y su pobreza.

De José Hernández:

“Recordarán que quedamos

sin tener donde abrigarnos;

ni ramada ande ganarnos,

ni rincón ande meternos,

ni camisa que ponernos,

ni poncho con que taparnos.

Dichoso aquel que no sabe

lo que es vivir sin amparo;

yo de verdad les declaro

aunque es por demás sabido:

desde chiquito he vivido

en el mayor desamparo.

No les merman el rigor

los mesmos que lo socorren;

tal vez porque no se borren

los secretos del destino,

de todas partes le corren

como ternero dañino.

Y vive como los bichos

buscando alguna rendija;

el huérfano es sabandija

que no encuentra compasión,

y el que anda sin dirección

es guitarra sin clavija.

Sentiré que cuanto digo

a algún oyente le cuadre:

ni casa tenía, ni madre,

ni parentela, ni hermanos;

y todos se limpian las manos

en el que vive sin padre…”

Leganés, 20 de octubre de 2010
JOSé MANuel García García (JOSMAN)

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario