“Carta de un Profesor de la Escuela de música de Leganés”

19 Octubre, 2010 0 comments

Asociación Músico Cultural Pablo Casals, el sábado, 16 de octubre de 2010 a las 21:00. Hemos recibido la carta de un profesor. La reproducimos en su totalidad. Creemos que expresa de manera elocuente la situación de la escuela y el estado de ánimo de un claustro.
Seguro que podría estar firmada por cada uno de ellos.
Ánimo,ojalá no sea una despedida de los profesores, sino una despedida de esta situación de sinrazón.


“Carta de un Profesor de la Escuela de música de Leganés”

Queridos alumnos, padres y compañeros, en primer lugar pedir disculpas por ocultar mi identidad, pero las amenazas son constantes y el miedo también. A todos los profesores que pertenecemos a la Asociación músico-cultural Pablo Casals nos echan de la escuela el día 31 de diciembre de 2010. La razón es muy sencilla: no somos el claustro dócil y aborregado que para sí quieren el señor director de la escuela y todas, pocas, las personas que le rodean y creen que deben “protegerle” de vaya usted a saber de qué.

Nuestros problemas comienzan desde el mismo instante en que en las reuniones de claustro empezamos a estar en desacuerdo con ciertas propuestas, aunque en realidad se trataba de imposiciones, que el señor director realizaba, creyendo que lo mejor era optar por establecer debates, discutir propuestas, exponer ideas nuevas, en definitiva tratar de encontrar entre todos aquellas opciones que por mayoría consideráramos mejores para” nuestra” querida escuela; en todo caso me refiero a cuestiones exclusivamente pedagógicas: programaciones didácticas, conciertos, curriculum de determinadas asignaturas, programaciones de aula…..

Para el señor director y su gran “talante democrático”, todo lo que sea decirle no a algo supone un intento de desestabilizar la escuela, de moverle el sillón, de persecución hacia él…Desde ese instante, él, considera que este no es el claustro idóneo para la escuela, quiere echarnos a toda costa, a los compañeros del ayuntamiento no puede y eso le tiene absolutamente condenado. Otro ejemplo reciente de su gran tolerancia y espíritu democrático fue convocar la última reunión de claustro sin el apartado de ruegos y preguntas, aunque luego dijo que podría haber preguntas según de qué fueran. Añadiré además que nuestros problemas se agravaron desde el día que la auxiliar administrativo de la escuela, a la sazón esposa del señor director, dejó de ser miembro de la junta directiva de nuestra asociación.

Podrán contar lo que quieran, pero no hay razones de ningún tipo pedagógico, ni siquiera económico, el pliego sale por el mismo dinero que el Convenio actual, son razones de índole exclusivamente personal, el señor director no nos quiere porque no actuamos siempre al dictado de sus órdenes, de sus caprichos y somos gente muy peligrosa: pensamos por nosotros mismos y tenemos ideas propias e incluso podemos llegar a tener capacidad de diálogo, todo ello como veis completamente inadmisible.

En algunos foros he leído que quizá convenga cambiar de personas, que venga gente nueva, puedo estar de acuerdo, pero que también venga gente nueva a la dirección de la escuela, que entre todos los compañeros del ayuntamiento elijan al director que consideren más adecuado y que el puesto sea renovado cada 4 años, como ocurre en cualquier centro educativo y sea elegido por un consejo escolar formado por representantes de todos los estamentos de la comunidad educativa. ¿Es lógico que en pleno siglo XXI haya un puesto en la dirección de un centro público que sea vitalicio?, máxime cuando todos sabemos, y el señor director el primero, que es un puesto conseguido de manera absolutamente legal pero ejercido de una manera despótica y sin ningún tipo de legitimidad: su capacidad musical y de gestión así lo atestiguan. Precisamente por eso necesita dar constantemente golpes, en sentido figurado y encima de la mesa, de autoridad, por su inseguridad y por su desconocimiento absoluto de todo lo que acontece, de ahí su obsesión por estar perseguido.

No sé si los profesores que vendrán tendrán gran calidad, estoy seguro que ni por asomo la que tienen todos mis compañeros, pero lo que no tendrán en absoluto es el mismo grado de implicación que tenemos todos y cada uno de los miembros del claustro, excepción hecha del señor director, con nuestra querida escuela y todos sus alumnos. En mi caso llevo implicado con la misma desde sus comienzos, siendo algunos de mis profesores Don Vicente Llorens Ortíz y Don José García Pascual, entre otros, maestros siempre y compañeros ahora en la asociación, cofundadores de la escuela hace más de 35 años, a los que van a echar por la puerta de atrás por el simple hecho de, como hacemos todos los demás, no decir siempre “señor, sí señor” a todo lo que el director de la escuela diga.

Esta es una carta de despedida como profesor de la escuela. Seguiré siendo miembro de la comunidad educativa de la misma, seguiré siendo socio de la Asociación. A partir de ese momento trabajaré junto con los padres, a través de la refundación del AMPA, para que la escuela recupere su dignidad y para que el claustro de profesores, sea el que sea, pueda ser libre y que la dirección de la escuela esté en manos de una persona elegida por todos, una persona competente, tolerante y que sea un ejemplo para todos los alumnos que en definitiva son nuestros hijos y el futuro de nuestro pueblo, LEGANÉS.

Un saludo y un abrazo muy fuerte de este profesor que os quiere.”

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario