Ecologistas en Acción denuncia el despilfarro en la construcción de Plazas de Toros

31 agosto, 2010

De 2007 a 2009 los festejos taurinos se redujeron un 26.8 % en la Comunidad de Madrid y casi un 30% de media en el Estado español. A pesar de ello y de la crisis, ayuntamientos como el de Fuenlabrada siguen construyendo plazas de toros.


Según Theo Oberhuber de Ecologistas en Acción “se está despilfarrando dinero público construyendo plazas de toros que no serán rentables, y donde se torturará hasta la muerte a estos animales, en lugar de satisfacer auténticas necesidades sociales y ambientales.”

Ecologistas en Acción denuncia que, pese a la constante reducción del número de aficionados a las corridas de toros, y a la importantísima reducción sufrida en los últimos años en la celebración de corridas de toros y otros festejos taurinos, las administraciones locales, autonómicas y estatal siguen construyendo con dinero público, en muchos casos destinados a la lucha contra el desempleo y a la sostenibilidad, nuevas plazas de toros. Con ello, a juicio de la organización ecologista, se pretende mantener artificialmente las corridas de toros y otros festejos taurinos en contra de la opinión de la mayoría de la sociedad.

En los tres últimos años, de 2007 a 2009, se han reducido en casi un 30% el número de festejos taurinos en el Estado español, destacando las reducciones realizadas en algunas de las comunidades más taurinas, como la Región de Murcia con un 53,47%, la Comunidad Valenciana con un 45,45%, Andalucía con un 41,83%, País Vasco con un 34,48%, Castilla-La Mancha con un 31,76% y la Comunidad de Madrid con un 26,80%.

Esta situación se explica ante el reducido porcentaje de aficionados a las corridas de toros y otros festejos taurinos, ya que según la encuesta de IG Investiga solo el 9,4% de los españoles muestran mucho interés por estas actividades.

Pese a este evidente rechazo de la mayoría de la sociedad a las corridas de toros y otros festejos basados en la tortura del animal hasta su muerte, son muchas las administraciones que con dinero público están intentando mantener artificialmente esta actividad, no sólo financiando a las ganaderías de toros de lidia, a las peñas taurinas, a las escuelas de tauromaquia y a los ayuntamientos para que organicen las mismas, sino que, incluso, construyendo plazas de toros.

Ecologistas en Acción considera irresponsable que cuando se organizan cada vez menos corridas de toros, cuando los aficionados están desapareciendo, cuando las arcas municipales de la mayoría de los municipios están sufriendo una grave crisis, y pese a que son muchas las carencias en sanidad, educación, depuración de aguas, u otros servicios municipales, algunos Ayuntamientos estén construyendo nuevas plazas de toros con presupuestos millonarios.

En Fuenlabrada, el Ayuntamiento pretende construir una plaza de toros para 7000 espectadores en lo que hasta ahora era parte del recinto ferial, un espacio verde público de encuentro de los vecinos en un barrio densamente poblado de Fuenlabrada que sería recalificado y restringido para un uso privado.

Algunas de estas plazas, de entre 2 y 5 millones de euros, se proyectan para pueblos de poco más de 1.000 habitantes. Un ejemplo de esta situación lo encontramos en Torija (Guadalajara), un pueblo de 1200 habitantes que ha dedicado casi 2 millones de euros en la construcción de una nueva plaza de toros para 3.000 personas, que se utilizará seis días al año, cuando con esta cantidad se habría dado trabajo a 28 personas durante dos años. Sin embargo este pueblo no tiene dinero para una depuradora de aguas residuales, para contratación de personas desempleadas, para un centro social o para una casa de cultura.

Además, estás plazas se están construyendo en muchos casos con dinero público, no sólo del propio Ayuntamiento, sino también con fondos del Plan E, fondos regionales de cooperación local que conceden algunas Comunidades Autónomas, planes de empleo locales, etc. Un ejemplo de la utilización de estos fondos es la nueva plaza de Toros de Villarubia de los Ojos, en Ciudad Real.

En otros casos se está utilizando el Plan 5.000 (Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local), concedido por el Ministerio de Administraciones Públicas, y destinado a financiar en los municipios obras ligadas a los servicios sociales, esta ha sido la financiación utilizada, por ejemplo, para la construcción de la nueva plaza de toros de Utrera, en Sevilla.

Según Theo Oberhuber, coordinador de campañas de Ecologistas en Acción, “se está despilfarrando dinero público construyendo plazas de toros que no serán rentables, y donde se torturará hasta la muerte a estos animales, en lugar de satisfacer auténticas necesidades sociales y ambientales.”

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario