El excremento de la sanidad madrileña

15 Agosto, 2010 0 comments

El Hospital Severo Ochoa, no tiene servicio de oftalmología en urgencias a partir de las 14 horas, espero que Esperanza Aguirre, de la cual versaré mañana, el alcalde de Leganés y la funesta concejala de salud de la localidad, no tengan nunca un desprendimiento de retina.


ESPERANZA AGUIRRE: ¡DIMISIÓN!

¿Qué partidos políticos aprobaron la Ley 15/97? Un poco de vergüenza señores/as políticos.

Las asociaciones vecinales y el resto de la plataforma en defensa de la sanidad pública, deben y debemos estudiar en profundidad la ley arriba citada, y luchar, luchemos, por un servicio completo, que a veces vemos los cuernos del toro y no sus patas, el toro sin patas es medio toro…. de lo contrario, la lucha es vacua.

HISTORIA DE UNA LEY

“La Ley 15/97 sobre la Habilitación de Nuevas Formas de Gestión en el Sistema Nacional de Salud, aprobada en el Parlamento hace 12 años con los votos de PP, PSOE, PNV, CiU y CC, establece que los hospitales y centros sanitarios pueden ser gestionados por cualquier tipo de entidades existentes en derecho. Es decir, permite la entrada de la empresa privada en la gestión y provisión de servicios. El pasado mes de mayo, la Coordinadora de Trabajadores de la Sanidad Pública contra la Privatización, CAS-Madrid y la Plataforma MATUSALÉN registraron más de 400.000 firmas en el Congreso para derogarla y frenar el proceso de privatización sanitaria”

El Hospital Severo Ochoa, no tiene servicio de oftalmología en urgencias a partir de las 14 horas, espero que Esperanza Aguirre, de la cual versaré mañana, el alcalde de Leganés y la funesta concejala de salud de la localidad, no tengan nunca un desprendimiento de retina.

Leganés que presume de estar entre las grandes ciudades, y se acoge a ésta ley, nunca dejará de ser un puebluco manchego, como Carabaña, porque si se te nubla el sentido de la vista, tendrás que emigrar al Hospital 12 de Octubre, como hacíamos en el franquismo y los primeros años de la democracia.

Mañana, escribiré sobre el excremento ideológico, que alcanza a la salud de los seres humanos.

Un excremento* que en el lenguaje de mi barrio carabanchelero, siempre llamamos y llamaremos mierda.

leganés, seis de agosto de 2010

JOSMAN

leganés, con minúsculas oftalmológicas.

*1. m. Residuos del alimento que, después de hecha la digestión, despide el cuerpo por el ano.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario