Unión Europea: 50.000 firmas contra la oposición de Alemania a la nueva Directiva contra la discriminación

9 junio, 2010

Bruselas.- Amnistía Internacional ha reunido más de 50.000 firmas desde el comienzo de la campaña de apoyo a la propuesta de la nueva Directiva contra la discriminación presentada por la Comisión Europea, que será otra vez objeto de examen en el Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) del próximo 7 de junio. La organización ha pedido a la ministra alemana de Asuntos de la Familia, Kristina Schröder, que reciba personalmente las firmas recogidas en toda la UE.
De las 50.000 firmas, 15.000 las ha recogido Amnistía Internacional España a través de la ciberacción Yo no discrimino, ¿y tú?, que se puede encontrar en la web, www.actuaconamnistia.org.


La nueva Directiva garantiza el mismo trato a todas las personas no sólo en el empleo, sino también en áreas que no están comprendidas en el marco contra la discriminación existente en la UE, como la religión y las creencias, la discapacidad, la edad y la orientación sexual. Desde que se propuso la directiva, en julio de 2008, Alemania se ha mostrado contraria a su aprobación y ha impedido que la Presidencia sueca y la actual Presidencia española de UE hagan efectiva una de sus prioridades declaradas.

“Gente de toda Europa ha firmado nuestra petición porque cree que la UE debe hacer algo más para combatir la discriminación, no se debe negar a nadie formas de protección social como la atención a la salud, debido simplemente a su edad, religión, discapacidad u orientación sexual –ha manifestado Nicolas Beger, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la UE–. Es una vergüenza que el Gobierno alemán no comparta esta opinión”.

Amnistía Internacional rechaza los argumentos formulados por Alemania en contra de la Directiva, según los cuales la legislación actual contra la discriminación en la UE no ha resultado eficaz y no hay base jurídica para que la UE apruebe una nueva Directiva. Los informes elaborados muestran que la aprobación de la Directiva relativa a la igualdad racial en 2000 ha mejorado la situación en este área considerablemente. Además, la propuesta de Directiva contra la discriminación tiene una clara base jurídica en el artículo 19 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que permite al Consejo tomar medidas adecuadas para combatir la discriminación. Que Alemania proteja ya a sus ciudadanos de la discriminación por diversos motivos y en diversas áreas de la vida y se niegue a la vez a que tal protección se haga extensiva a otros ciudadanos de la UE, hace que su postura resulte aún más insostenible.

“Con su oposición absoluta, Alemania contribuye al estancamiento de las negociaciones, a la vez que ofrece a algunos Estados miembros la oportunidad de introducir más restricciones en el ámbito de aplicación de la Directiva. La discriminación es un problema generalizado en Europa, que causa violaciones de derechos humanos a diario –ha señalado Beger–. Si los líderes europeos son serios en sus esfuerzos por combatir este problema, deben aprobar la Directiva contra la discriminación sin intentar atenuarla, ni promoviendo más excepciones en su aplicación ni proponiendo distintos grados de protección según los grupos”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario