Presentación del libro: “Hacia una nueva gobernanza de la seguridad alimentaria”

4 junio, 2010

¿Por qué más de 1.000 millones de personas padecen hambre, a pesar de que el mundo produce alimentos suficientes para todos?
(Madrid, 3 de junio de 2010). ¿Por qué las cumbres internacionales no han funcionado? ¿Cómo es posible que en vez de reducir el hambre se haya incrementado un 25% en los últimos años? ¿Sabemos quién está intentando ejercer el liderazgo en seguridad alimentaria? La Campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” analiza en el libro “Hacia una nueva gobernanza de la seguridad alimentaria” los cruciales procesos de liderazgo en la toma de decisiones en la seguridad alimentaria que se están llevando a cabo. El libro puede descargarse en pdf desde la web de la Campaña.


Aunque la comunidad internacional se comprometió en la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 en Roma a reducir a la mitad el número de personas hambrientas antes de 2015 (400 millones de personas), la realidad es que la cifra ha aumentado en estos años más del 25 %. Actualmente 1.020 millones de personas pasan hambre. ¿Por qué?

En 2008 el precio de los alimentos se incrementó en muchos lugares del mundo hasta un 40%. Los precios de exportación del maíz se duplicaron, los precios del trigo aumentaron un 40% y los del arroz se triplicaron. La FAO calcula que el gasto mundial en productos alimenticios importados en 2007 aumentó aproximadamente un 29% en relación con el dato histórico del año anterior.

Además, la ayuda oficial al desarrollo (AOD) destinada a la agricultura ha descendido en las últimas tres décadas, lo que ha contribuido a desincentivar la inversión pública de los países en desarrollo en este sector. En nuestro país el Gobierno acaba de anunciar un recorte de AOD de 600 millones de euros para los próximos dos años, como medida para hacer frente a la crisis.

El Comité de Seguridad Alimentaria frente al G8

Mientras algunos países del G8 han tratado en los últimos dos años de impulsar la Alianza Global para la Agricultura, la Seguridad Alimentaria y la Nutrición, otros países (tanto del Norte como del Sur), Naciones Unidas y los movimientos sociales y campesinos tratan de fortalecer y hacer más eficaz el Comité de Seguridad Alimentaria, enmarcado dentro de la FAO. Estos dos modelos distintos ‘compiten’ por hacerse con el liderazgo en materia de seguridad alimentaria mundial y el éxito de uno u otro será crucial en el modelo de alimentación que se definirá en el futuro.

El libro “Hacia una nueva gobernanza de la seguridad alimentaria” analiza estos dos procesos y destaca cómo los países en desarrollo, así como los movimientos sociales y campesinos, se muestran contrarios a que la seguridad alimentaria sea dirigido o capitalizado por el G8 o por alguna iniciativa fuera del ámbito de Naciones Unidas, que no tenga que rendir cuentas y que siga sus propios dictados e intereses.

¿Cuál es el modelo que hay que aplicar?

La lucha contra el hambre requiere dar prioridad a la atención a pequeños agricultores, pescadores artesanales, mujeres y otros grupos vulnerables, y su acceso a los recursos necesarios para producir los alimentos. Por tanto, el enfoque prioritario para alcanzar la seguridad alimentaria de esos mil millones de personas que viven en situación de hambre debe ser la soberanía alimentaria. “No vale cualquier estrategia para combatir el hambre, no vale cualquier modelo agrícola; se requiere un desarrollo rural orientado prioritariamente a la producción familiar”, afirma José María Medina, portavoz de la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” y coordinador del libro.

Aunque este modelo de agricultura es menos vistoso, menos “moderno” y menos atractivo para las economías desarrolladas, puede ser más efectivo en la lucha contra el hambre y en la sostenibilidad medioambiental.

La campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” nació en 2003 y está impulsada por Ayuda en Acción, Cáritas Española, Ingeniería Sin Fronteras ApD y Prosalus. Considera que el derecho a la alimentación es un derecho humano fundamental, base de la dignidad del ser humano y que los Estados deben respetarlo, protegerlo y garantizarlo tanto para sus ciudadanos como para terceros.

Dossier Informativo en Archivo Adjunto
Libro descargable en pdf www.derechoalimentacion.org

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario