“Lo que ha ocurrido en Iraq es una derrota para toda la humanidad”

15 diciembre, 2009

“Iraq duele”, ese es el profundo sentimiento de la periodista Olga Rodríguez, moderadora de la mesa redonda titulada ‘Iraq, del desastre a la impunidad’ que se celebró ayer 14 de diciembre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en el marco del VI Festival Interpueblos. El encuentro internacional organizado por la asociación Cultura, Paz y Solidaridad contó con la presencia de miembros de gran peso en la resistencia política iraquí.


Así, en el acto intervinieron Khaled Al Maeni, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Bagdad y director del Centro de Estudios Independientes de Damasco, Nizar Al Samanai, intelectual y abogado que ocupó diferentes cargos de confianza en la Era de Sadam Hussein hasta abril de 2003 y Taha Azeez, clérigo sunní refugiado en Siria, que ha sido prisionero durante tres años en las cárceles de Abu Graib (Bagdag) y Buqa (Basora). Todos ellos coincidieron en afirmar que el mundo “no puede olvidarse de lo que ha ocurrido en Iraq porque es una derrota para toda la humanidad”.

Ante un auditorio repleto y diverso, la autora de los libros ‘El hombre mojado no teme la lluvia. Voces de Oriente Medio’ y ‘Aquí Bagdad’, inició la conferencia recordando la enorme cantidad de personas que, en Iraq, se han visto obligadas a salir de sus casas a causa de la violencia. “Han sufrido una invasión y una ocupación” que ha causado un enorme número de víctimas, lo cual “tarde o temprano caerá sobre nuestras conciencias”, según Olga Rodríguez. Tras la introducción, la periodista dio paso a los tres ponentes de la conferencia.

La primera intervención llegó de la mano de, Khaled Al Maeni, que se centró en “El conflicto de poderes en Iraq” desde el planteamiento de que, en el país, “el proceso político actual es totalmente falso”. Para este politólogo laico, que es miembro del Baas iraquí, “los recursos petrolíferos de la zona fueron la causa fundamental de la guerra”, pero que hay también otros objetivos secundarios que convirtieron a Iraq en una zona de interés estratégico para EE.UU., como el hecho de que “en el país existe un equilibrio material y humano que no se da en otros países de la zona, que tienen recursos materiales pero no recursos humanos o viceversa”.

“Querían hacer de Iraq un ejemplo para otros países y, para ello, destruyeron completamente la infraestructura política y cultural”, explicó el director del Centro de Estudios Independientes de Damasco. “Han destruido, además, los mecanismos de control social para crear un nuevo régimen a su medida, que garantice sus intereses”.

Por su parte, el abogado chií Nizar Al Samanai, señaló que “la resistencia iraquí comenzó a trabajar en 2003, en el mismo momento en que George Bush declaró el fin de la guerra, y continúa en este momento, no sabemos hasta cuando”. El ponente, que fue prisionero durante diecinueve años en las cárceles de Irán durante la guerra Irán-Iraq, señaló que “la resistencia es de todo el pueblo y que su objetivo es expulsar al ocupante como fuerza militar”.

Durante su intervención, titulada “La fragmentación de la constitución iraquí”, Al Samanai hizo un repaso por algunos los artículos del texto constitucional aprobado en Iraq en octubre de 2005, subrayando cómo “el texto no está siendo eficiente en algunos puntos fundamentales como el reparto del agua, el suministro eléctrico, la explotación de los pozos petrolíferos…”. Según el jurista –que ocupó diversos cargos de confianza bajo el gobierno de Sadam Hussein–, en realidad la constitución está sirviendo “para crear cada vez más conflictos internos en las regiones iraquíes, creando luchas intestinas”. Para el chií, la constitución es un dictado del gobierno norteamericano, “que interviene en las libertades y es como una mina que puede amenazar la unidad y la integridad de Iraq”, por lo que la única solución es iniciar un nuevo proceso legislativo.

Por último, la mesa redonda se cerró con la intervención del clérigo suní Taha Azeez que se refirió a las torturas sufridas por él y otros prisioneros en las cárceles de Abu Graib (Bagdag) y Buqa (Basora). Durante su ponencia titulada “Razones de la ocupación y el surgimiento de la resistencia iraquí”, el suní hizo un repaso por las dramáticas estadísticas que los siete años de ocupación estadounidense han provocado en Iraq.

Más de un millón de mujeres viudas y cuatro millones de huérfanos, 800 mil desaparecidos, 340 mil presos en las cárceles iraquíes y cuatro millones y medio de personas que han debido exiliarse fuera del país, además de los dos millones y medio de desplazados dentro del propio territorio iraquí que han tenido que trasladarse para escapar de los ataques. “Estos son los ‘logros’ de la ocupación”, destacó irónicamente el clérigo. “Pero nuestro pueblo es un pueblo libre y digno, que no puede permitir esto y por eso decidió lanzarse a la resistencia”, señaló Azeez al tiempo que destacó la importancia de la solidaridad internacional para mantener vivo el interés por el conflicto “porque nuestra guerra está siendo olvidada”.

El Simposio ‘Las políticas en Oriente Medio: mitos y realidades’ se celebra en el marco del VI Festival Interpueblos, organizado por la Asociación Cultura, Paz y solidaridad, y cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y de los Ayuntamientos de Leganés, Alcorcón, Fuenlabrada y Parla, gracias a los cuales la asociación ha podido lanzar esta actuación integral de sensibilización.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario