Poema: Vereda

25 noviembre, 2008

Paseando por la carretera de Alcorcón, añorando las huertas donde me crié y se me vino este antiverso, al ver que nada es como era y yo seguía soñando con el paso de los muchos años a la espalda de viejo leganense, un abrazo a todos.


VEREDA:

Vereda que recorri,

entre coles de las huertas,

del Moñito y el Magano,

del Badanas y,

de los “locos” Campuzanos,

entre árboles y malacates,

con la comida del padre,

con el cestillo en la mano.

Vereda que recorrí,

en los años miy lejanos,

entre lechugas y puerros,

tomates, pepinos, y,

los mas hermosos rábanos,

con melones y dandias,

y sembrados de garbanzos,

vestido y sin camisa,

con abarcas ó descalzo,

lloviese ó granizase,

en invierno ó verano.

vereda que recorrí,

de niño,

¡Siempre cantando!

persiguiendo mariposas,

buscando el silencioso pasar,

de los rápidos lagartos,

robando nueces al nogal,

de los Moñitos,

higos, a los Badanas y Maganos,

melocotones y albaricoques,

a los “locos” Campuzanos,

al llegar al “Pozo del Agua”

yo, estaba ya, alimentado.

Vereda que recorrí,

de niño ¡Te he añorado!

hoy te he vuelto a recorrer,

de mayor, acongojado,

ya no hay coles, ni lechugas,

ni tomates, ni pepinos,

mariposas, ni lagartos.

Hoy te he vuelto a recorrer,

¡Vereda de mis encantos!

¡Adios nogal de los Moñitos,

higueras de los Maganos,

de los Badanas y, albaricoques

de los “locos” Campuzanos,

ya no matamos el hambre,

los chicos en el verano.

hoy te he vuelto a recorrer,

vereda de mi niñez ¡He llorado!

recordando tus recodos,

hoy, por la maleza tapados,

con la garganta hecha un nudo,

con lágrimas en los ojos,

buscando las mariposas,

y el correr de los lagartos.

Vereda que recorrí,

de niño ¡Siempre cantando!

solo montones de escombro,

ortigas, abrojos y cardos,

ya no encontré el “Pozo del Agua”,

¡Ni las huertas! del Moñito,

del Badanas, ni Maganos,

ni comeré albaricoques,

de los “locos” Campuzanos.

Sólo ruina y abandono,

salió al encuentro a mi paso,

no encontré, al recorres la vereda,

le belleza de los campos,

el canto de los cuclillos,

ni mariposas, ni pájaros,

ni pude beber ni agua,

de los pozos, hoy cegados,

ni disfrutar de las sombras,

de higueras, nobales, ni álamos,

vereda que recorrí, de niño,

¡Siempre cantando!.

Prieto 28-8-98

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario