Vandalismo o socialismo, dejan a un poeta sin Chopera

29 octubre, 2008

Si nos paramos a observar las aves del parque, ninguna de ellas se posa sobre el enrejado y sus barrotes y hasta el instinto les impide abandonar la gran jaula montoyaniana.


La Chopera enrejada me rompe el paseo de la tarde, me proyecta el ánimo a versos infecundos, la palabra escrita se precipita iracunda hacia quienes encarcelan la naturaleza, sus lugares de descanso y de recreo.

La poesía es un producto de sensaciones, aún más profundas que la propia idea y lo ideales.

Por ello, cuando busco el alma, ya sólo me queda en Leganés El Butarque.
En La Chopera me gustaba meditar, especialmente en otoño, cuando veía a un pensionista también reflexionar, mientras paseaba pisando la alfombra natural de las hojas secas caídas; hoy aunque permanezca abierto durante el día, el parque cercado da una sensación triste, deprimente, creo que debe de despertar fobia hasta al ciudadano o ciudadana más equilibrado/a mentalmente.
Eso sí, no se ha cercado el restaurante que en ocasiones está abierto hasta las seis de la madrugada, en esa libertad de horario caprichosa.
Si nos paramos a observar las aves del parque, ninguna de ellas se posa sobre el enrejado y sus barrotes y hasta el instinto les impide abandonar la gran jaula montoyaniana.

Dice la Delegación de Medio Ambiente, que se cercó para evitar actos de vandalismo nocturno, yo sigo creyendo que fue para dar gusto a un nuevo socialismo, el vandalismo no está en La Chopera, campea a su antojo por las calles de la ciudad quemando papeleras, destrozando el mobiliario urbano, y el delincuente asesina a la luz del día, sustrae o roba bolsos y carteras y hasta viola, -como un penúltimo caso- próximo a la Calle Bárdenas y Paseo de la Lengua “Castellana” ya que como española no existe.

En fin, el vandalismo o el nuevo socialismo me han dejado sin Chopera, como Franco sin El Retiro y quizás muy pronto sin parque de Picasso.

Y a los poetas amateur, ya sólo podremos ir al Butarque o en un síntoma de delirio abrazarnos a la estatua “egalea” del Che, y allí bajo ella escribir y preguntarnos: ¿qué nos están cercando, qué nos han quitado, qué nos está pasando?

¿vandalismo o socialismo?/
nos van cercando con rejas./
Más cargos de confianza…/
Leganés alegre en pena…/
Esto resulta increíble/
Aquí…
existen calvos con trenzas./

Leganés, 29 de octubre de 2008

JOSMAN

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario